dgtallikä evalúa: Battlefield: Bad Company 2

image

Es bueno ser el rey. Así deben de sentirse la gente de Infinity Ward al saber que Modern Warfare (y la segunda parte, Modern Warfare 2) prácticamente ha acaparado toda la atención de la comunidad de jugadores online. Se podría decir, es el World of Warcraft de los FPS (First Person Shooters), derrocando al antes invicto Halo y Halo 2 de su trono. Sin embargo, a tan sólo 3 meses de haber comenzado el 2010 (y 5 meses de haber lanzado Modern Warfare 2), y ya la gente de Infinity Ward tiene un competidor que no sólo creo un juego al nivel de su franquicia, si no que en ocasiones lo supera. EA tiene oficialmente su contestación a Modern Warfare con Battlefield: Bad Company 2.

El grupo de DICE (los desarrolladores de la franquicia de Battlefield), deben ser bastantes confiados en sus habilidades de crear videojuegos, porque el haber encaminado a crear un juego para competir de tú a tú con Modern Warfare no es una hazaña que pueden hacer muchos. Sin embargo, no olvidemos de la historia, Call of Duty (y sobre todo, la serie de Modern Warfare) se inspiró en juegos como Battlefield 1942 en el 2002. En su momento, Battlefield era sinónimo a las mejores arenas de FPS online, punto. Sin embargo, a los muchos jugadores migrar de PC a consolas, Battlefield fue perdiendo importancia. Llega Call of Duty y todo daba a indicar que sería una franquicia que quedaría al olvido (o en el recuerdo de un pequeño grupo de jugadores). Esto es hasta que DICE decide envolverse más en el mercado de las consolas. Con Bad Company 1, exploraron como es desarrollar en este formato, y crearon una de las tecnologías más impresionantes en su tiempo, y menos reconocida, conocido como Frostbite. Esta tecnología permitía a los desarrolladores no solamente generar impresionantes gráficas, sino crear ambiente donde fueran 100% destructibles. No más paredes invencibles al impacto de un RPG. Esto cambiaba toda la dinámica del juego, ya no tenías que recorrer en círculos para llegar a un enemigo que se protegía dentro de un edificio, ¡simplemente demuele el edificio! Aunque Bad Company 1 tuvo una campaña de un solo jugador bastante satisfactorio, a nivel de múltiples jugadores no creo mucho ruido. Una sorpresa para muchos ya que las experiencias previas de DICE es exactamente en eso, poner docenas de jugadores en una arena y que combatan entre sí. Luego, el año pasado, DICE sorprendió a todos lanzando Battlefield 1943, siendo todo un éxito para un juego que solo se conseguía en el PSN o Xbox Live. DICE había regresado a sus raíces.

Con Battlefield: Bad Company 2, DICE recogió todo su conocimiento aprendido mientras desarrollaban Bad Company 1, mas Battlefield 1943 y crearon esta vez un paquete completo. En Bad Company 2 volvemos a pertenecer al mismo grupo de soldados que conocimos en la primera parte. Aunque en la secuela, el tono del juego suele a ser más serio que lo que vimos en la primera parte, Bad Company siempre se ha caracterizado por insertar comedia en la acción y no tomarse tan enserio. Es más, en ocasiones hacía referencia a Modern Warfare (recuerden, “Snowmobiles are for sissies”, vean el próximo video).

Al final, la misión “single-player” de Bad Company 2 es bastante satisfactoria (aunque algo corta), con algunos momentos de tensión combinado con una historia interesante que te llevará a recorrer todo Latinoamérica. De por cierto, una nota a EA. Cuando pongan voces en español en sus juegos, contraten buenos actores. Estar escuchando oraciones como: “Nos ataca el enemigo. ¿Qué podremos hacer? ¡No quiero morir!”, duele más que un tiro en la frente.

Pero la gema en este juego es el “multiplayer”. Al añadir la tecnología Frostbite, más la variedad de vehículos que siempre ha ofrecido Battlefield, el tema de los rangos que acumulas por experiencia, armas nuevas, y esos otros detalles que estamos acostumbrados a ver en Modern Warfare, y podemos decir con seguridad que escucharemos más de Bad Company 2 en los próximos meses.

Bad Company 2 está disponible para el PS3, Xbox 360 y PCs.