// dgtallikä evalúa: Alan Wake (Xbox 360)

1
image

Cuando uno se entera que un juego ya lleva 5 años en desarrollo lo primero que me viene a la mente es la palabra “desastre” (al menos que seas Blizzard haciendo la nueva versión de Diablo o Starcraft). Así que imaginen como estaban mis expectativas con el lanzamiento de Alan Wake para el Xbox 360. Este empezó su desarrollo desde la primera consola del Xbox, sufrió múltiples cambios, desaparecía del radar y volvía a aparecer un año más tarde, solo para desaparecer de nuevo. Todo indicaba que al desarrollador Remedy se les acabo la magia luego de terminar Mac Payne 2. Ahora que jugué Alan Wake, puedo decir con orgullo, QUE EQUIVOCADO ESTABA.

Alan Wake sigue la historia de un escritor (llamado Alan Wake) el cual lleva dos años sin poder escribir su próxima obra literaria. Su esposa Alice, lo convence en tomarse unas vacaciones a un pueblo solitario en Estados Unidos conocido como Bright Falls. El típico pueblo de montaña, la cual el tiempo parece haberse detenido en los años 60, las meseras usan uniforme clásicos, anualmente hacen la parada del Festival del Venado, y la música que se escucha es una combinación de Country y Rock’n’Roll.

image

Lamentablemente las vacaciones de Alan duran poco al ver como la creación de su próxima novela toma vida, y este es uno de terror. En una feroz sacudida, Alan se encuentra en la búsqueda de su desaparecida esposa y a la vez, corriendo por su vida.

Está de más decir que la historia de por si es uno de los puntos fuertes del juego. Basado en diferentes fuentes de inspiración, Remedy incorporó temas de programas tales como The Twilight Show, Twin Peaks, novelas de H.P. Lovecraft y la influencia más directa, las obras de Stephen King. Cada capítulo es divido como una serie de televisión, empezando con un pequeño recuento del episodio anterior y terminando con un final de suspenso (si vieron la serie de Lost ya saben a qué me refiero). Este formato no es nuevo en un juego (Alone In the Dark intento incorporarlo en su última versión pero lamentablemente ese juego dejo mucho que desear), pero Alan Wake lo trabaja a la perfección, dejándote con ganas de seguir cada vez que terminas un episodio.

image

Pero hablemos de los mecanismos de juego. Si han jugado la serie de Silent Hill, ya tienen más o menos una idea. Tu personaje no es un soldado, un militar o un agente entrenado, es un hombre cotidiano, lo que incrementa la sensación de peligro. Lo que Alan Wake mejoró versus Silent Hill es el combate. Como todo jugador experimentado que ha jugado Luigi’s Mansion, el hermano de Mario nos enseñó que el mejor arma para enemigos sobrenaturales es una buena lámpara. Veras, sin dar mucho detalle para no dañarles la historia, el enemigo más frecuente que te toparas al jugar Alan Wake se les conoce como los “Taken”, personas poseídas y controladas por una sombra que los rodea. Para poder hacerles daño, tienes que eliminar dicha sombra con cualquier fuente de luz. Y es que la luz en Alan Wake es un personaje principal. Este debilita los enemigos, eliminando la sombra que los protege, pero a la vez, este te puede recuperar la energía en algunos puntos (postes de luz conocidos como “Safe Zones”) donde el enemigo no te puede tocar. Luego de debilitar a un “Taken”, puedes dispararle con las diferentes armas disponibles (pistolas, rifles, escopetas…). Otras armas son más creativas, granadas de luz (flash grenades) pueden eliminar más de un enemigo a la vez. La pistola de bengala funciona como un lanza misil, donde vaya el cohete de luz, este elimina todo lo que se le acerque. El combate requiere de estrategia, si un enemigo se acerca, primero apuntale con la linterna, pero al apuntar a este, dejas de iluminar otras áreas y consumes más baterías. Suerte que en Bright Falls, todos los ciudadanos dejan dos cosas tiradas por dondequiera, armas y baterías Energizers (como todo pueblo rural Norteamericano).

image

Quien se roba la atención es el ambiente. Los bosques de Bright Falls se ven densos y con vida. Créanme que el pulso se acelera al escuchar como el viento incrementa y ves los arboles con sus ramas moverse violentamente anunciando la llegada de los “Takens”. Esto acompañado de un audio que resalta el suspenso (este juego lo tiene que jugar a oscuras y con audífonos), y no había sentido esta sensación de peligro desde la vez que jugué el primer Silent Hill en el Playstation.

Otros detalles del juego hacen ver que Remedy es un desarrollador con ideas no solamente nuevas, pero inteligentes. Por ejemplo, durante el transcurso del juego, puedes encontrar hojas sueltas del manuscrito de la obra de Alan Wake que ha tomado vida. Algunas de estas hojas dan más detalle de sucesos que ya han pasado, por ejemplo leer los pensamientos de algunos de los múltiples personajes con quien Alan Wake interactúa. Otras hojas te detallan sucesos que no han pasado aun, alimentando la ansiedad de seguir jugando para ver cuando este se llevara a cabo.

Alan Wake tiene sus detalles que se pueden mejorar. No sé porque Remedy decidió poner artículos por todos lados con el mero hecho de solamente coleccionarlos y que no añaden nada a la historia, a lo estilo Super Mario. Aunque las gráficas del medio ambiente son de los mejores que he visto, los detalles de los personajes algunas veces pueden ser horrorosamente horribles. Y me hubiera gustado que la interface donde indica el mapa y las balas disponibles hubiera sido menos brillante, este juego exige oscuridad.

Esta de µas decirle que este juego lo TIENE que jugar. Es uno de los mejores juegos que ha salido este año, un año que de por si en tan sólo 5 meses ha lanzado producto Triple-A. Remedy, la espera fue larga pero, ¡bien hecho!

One Response

  1. Don_katano

    Diste en el clavo, Parece a Silent Hill, pero no es tan!! cadese de mucho, como que algun boss que te impacto oh el tipo de juego, ahora entre “Heavy rain y Alan Awake, (Alan awke tiene mas accion) Heavy rain es la grafica cual nos atrae, pero en realidad no esta gran cosa, los controles son algo que tienen que mejorar de la misma manera poner un poco mas de acion. Alan awake es la nueva diferencia.