// dgtallikä evalúa : Dead Space 2 (Xbox 360, PS3, PC)

En el mundo de Hollywood, la película de Alien nos dejó a conocer que se puede unir exitosamente dos géneros, la ciencia ficción y el horror. En el mundo de los videojuegos aunque hemos visto títulos como System Shock 2 y Doom 3, todavía la historia nos tiene que confirmar si estos se pueden catalogar como clásicos. Sin embargo, creo que Dead Space 2 es quien más se ha acercado a esta meta.

Dead Space 2 continúa la historia del personaje principal Isaac Clarke, el único sobreviviente de la tragedia de la nave USG Ishimura. Luego de tres años en prácticamente en coma, este se levanta de su largo sueño para darse cuenta de dos cosas: que en los pasados años a estado de cuidado en la base lunar de Titán y al igual que el Ishimura, este está lleno de Necromorphs, muertos reanimados la cual es una combinación de un Zombi y un mutante. No sé qué tiene este Isaac que atrae tanto a los Necromorphs, este pobre hombre no tiene descanso.

Así empieza esta segunda brutal odisea para Isaac, y cuando digo brutal, digo B-R-U-T-A-L. Aquí no hay tiempo para tutoriales, a pocos segundos de empezar el juego y ya estas corriendo por tu vida, son muy pocas las veces en todo el juego donde este baja esta tensión. Sin embargo, a diferencia del primer juego, Visceral Games se detuvo un poco en darle profundidad al personaje de Isaac. Ahora puedes ver como este interactúa con los pocos sobrevivientes en Titán, y como las imágenes del Ishimura, y su difunta novia lo atormenta. Este ingrediente psicológico fue lo que le faltó a la primera parte de esta serie, y sin duda alguna uno de los cambios más bienvenidos.

image

Pero no hablemos más de la historia para evitar adelantarles detalles importantes, hablemos de las mecánicas del juego. Aunque prácticamente los controles de Isaac no han variado mucho de la primera parte, varios cambios que se introdujeron en esta segunda parte hacen el combate uno más divertido. Por ejemplo ahora puedes utilizar la capacidad de telequinesis para lanzar objetos a los Necromorphs. Es más, ahora puedes desmembrar parte de los Necromorphs, como las garras y utilizarlo en su contra. Statis (la capacidad de practicante detener el tiempo a un objeto) regresa y a diferencia de Dead Space 1, este lo estarás utilizando constantemente, especialmente en la segunda mitad del juego. Esta combinación de telequinesis y Statis es uno vital para sobrevivir, y hace la experiencia una diferente a lo que hemos estado acostumbrados a ver en pasados juegos (me recuerda en parte a BioShock).

También hay un enfoque más claro sobre cómo, donde y cuando desmembrar a los Necromorphs, haciendo el proceso no solo uno estratégico, sino uno morbosamente delicioso el cual no se desgasta con el pasar del tiempo. Aunque pocas armas sufrieron cambios desde la primera versión (pero hay sus sorpresas como el Detonator y sus minas) quien se roba el espectáculo son las nuevas vestimentas que puede utilizar Isaac. Cada una de estas ofrece capacidades especiales al utilizarlas (algunos atribuyen efectos más dañinos a algunas armas, o más espacio para inventario). Al igual que en la primera parte, tanto las armas como las vestimentas pueden ser actualizadas y el efecto ahora es más perceptible en las armas (dejen que vean cuánto daño puede hacer el “Force Gun” cuando lo actualice a capacidad). En resumen, Isaac hace fiesta en esta segunda parte batallando los Necromorphs. Ya esté siendo su segundo encuentro con esta “especie”, no se esperaba menos, como Ripley en la película de Aliens.

image

Otro cambio bienvenido es el medioambiente. Al ahora no estar atado dentro de una nave sino toda una colonia, los ambientes tienden a ser más variados en esta segunda parte. Mercados, hospitales, escuelas, agencias de gobierno… cada paso que das te lleva a un área nuevo y refrescante (la cual era una de mis quejas en Dead Space 1 la cual sentía que algunas áreas eran demasiadas similares). Aunque Dead Space 2 ofrece una sorpresa en la segunda mitad del juego, vamos a decir una bienvenida sensación de Deja Vu.

Hay que aplaudir a Visceral en este su segundo intento en experimentar en el género del horror. Dead Space 2 tiene una de las mejores implementaciones de los efectos de iluminación que yo haya visto (aparte de Alan Wake y Doom 3), creando ambientes que deseas explorar, aunque no se ven nada bienvenidos. Perdí la cuenta de las múltiples veces en que abría una compuerta y me quedaba parado frente a ella sólo porque no sabía cómo ingresar luego de ver lo espeluznante que se veía la próxima área.

image

Si tengo una queja de Dead Space 2, es el “multiplayer”, lamentablemente aunque en papel suena muy interesante, en la práctica no me convenció. La idea es que puedes ser cualquiera de los dos bandos, los sobrevivientes o los Necromorphs. Suena muy bien hasta que te das cuenta que solo contiene cinco mapas y este modo depende mucho de con quienes juegas. Si eres de los humanos, necesitas tener jugadores que sepan jugar en equipo, o las posibilidades de sobrevivir son mínimas. Si eres Necromorph me pasaba cruzando los dedos que otra vez no me mataran de un solo tiro. Hubiera preferido todo ese tiempo y recurso lo hubieran invertido en la campaña de un solo jugador.

EA y Visceral han dejado claro que esta franquicia esta para largo. Son muy pocos los juegos de horror que hoy día me atraen (Silent Hill y Alan Wake son los únicos que me vienen a la mente) ya que la mayoría caen en la misma monotonía de querer asustar al jugador con los mismos viejos trucos. Dead Space 2 tiene la historia, el ambiente y el diseño para transportarme en un mundo virtual donde me pasaría visitándolo… ¡pero si fuera la realidad ni loco!