// dgtallikä evalúa : Dragon Age 2 (Xbox 360, PS3, PC)

El primer Dragon Age : Origins nos lleva a este mundo de fantasía con una historia épica el cual puede durar docenas de horas para el jugador culminar. Lamentablemente no era un juego perfecto. Este estuvo en desarrollo por casi ocho años, sufriendo múltiples transformaciones durante el proceso y culminando en un producto el cual ofrecía una excelente historia, pero con mecanismos y gráficas que delataban su larga historia en desarrollo. Dragon Age II no paso por un periodo de desarrollo tan largo (apenas menos de un año del lanzamiento de Origins), y atiende varias de las quejas de la primera parte, aún así, no es un juego perfecto.

Desviándose un poco de las historias que estamos a acostumbrados a ver por parte de BioWare en sus juegos (tu pueblo/nación/planeta es atacado y siendo uno de los pocos sobrevivientes te unes a un grupo elite para combatir este ataque), Dragon Age II introduce a Hawke, ciudadano de la ciudad de Ferelden quien tiene que huir a Kirkwall luego del caos que pudimos precenciar en Origins. Luego la historia salta a un año después, luego de los sucesos de Dragon Age: Origins. Ahora se vive una “paz” artificial, donde se percibe otro tipo de conflicto, templares y magos (estos últimos son subyugados para controlar sus inclinaciones a ser seducidos por la magia).

image

En adición, parecido a lo que hemos estado acostumbrados a ver en otros RPG como Origins y Fable, este incluye un sistema de moralidad el cual determina de acuerdo a tus decisiones como las otras personas te ven. Los dos extremos, bueno o malo, son muy evidentes (eres un santurrón o un mega maniaco), sin embargo la tercera alternativa, un literal payaso hizo las decisiones algo refrescante, y en varias ocasiones me hizo escapar una sonrisa.

En general los personajes que introduce Dragon Age 2 van creciendo con el tiempo y siente un genuino interés de saber más de ellos, sin embargo creo que BioWare ha manejado mejor sus personajes en otros títulos como lo es Mass Effect 2.

Dejemos la historia hacia un lado ya que este no se diferencia significativamente a lo que BioWare nos ha presentado anteriormente, hablemos de los cambios que introdujeron en Dragon Age 2… y es aquí donde está el problema.

image

El desarrollo de Origins era obvio que iba dirigido al mercado de las PCs donde los RPGs tienden a ser más complejos, con controles más flexibles y con docenas de opciones. Esto se traduce en que los combates de Origins en una consola fueran confusos y algo frustrantes. BioWare decide en esta segunda versión enfocarlo al mercado de las consolas (y quien los culpa, Mass Effect 2 generó más ventas en consolas que en PCs), y al parecer para BioWare, consola significa súper simplificado. Es como si hubieran tomado una decisión al otro extremo, de súper complicado a súper simplificado, y en mi opinión ninguno de los dos funciona. El combate en Dragon Age II se traduce en apretar botones rápidamente y ver que nadie pierda toda su energía… eso es todo.

El otro tema que BioWare ataco fueron las gráficas, Origins contenía una de las peores graficas que pudimos observar el año pasado, esto es nuevamente por su largo periodo de desarrollo el cual de lo más seguro fue diseñado utilizando una tecnología ya obsoleta. Dragon Age II mejora el tema de las gráficas, aunque hemos vistos mejores diseños en otros juegos. Por lo menos ahora no todo es marrón y descubrieron que la paleta de colores es mucho más amplia.

image

Otro tema que simplifico BioWare son las misiones. Normalmente estos son cortos, y te llevan de la mano. Sin embargo, luego de varias horas sentía que prácticamente me estaban obligando a hacer lo mismo una y otra vez, ve a este lugar, encuentra a esta persona y dependiendo de la situación resuelves el problema de forma civilizada o dejas la sangre correr. La historia disfraza en grandes rasgos esta repetición, pero si quitas este, te darás cuenta que Dragon Age 2 utiliza la misma fórmula por casi todo el juego.

Todo indicaría con lo antes mencionado que no le doy un visto bueno a Dragon Age 2, sin embargo, esto es lo raro. Me encontraba todas las noches volviendo nuevamente a mi consola para ver como la historia continuaba y no podía soltar el control por horas. BioWare tiene una magia en como crean su RPGs, un “no sé qué”, que te invita a seguir jugando sus títulos, no importa las imperfecciones que este tenga. Así pasó con Origins, y así me paso con Dragon Age 2.