// digitalikä evalúa: Max Payne 3 (Xbox 360, PS3, PC)

Max Payne es un hombre realmente jo&#$%. Luego de haber perdido a su esposa e hijo hace casi una década, los años le han caído fuerte encima al ex–policía de Nueva York. Lo menos que le preocupa a Max son las libras de más que carga hoy día y su cara arrugada, más bien los demonios que lleva consigo y su peligroso vicio a las medicinas y el alcohol. Sí, Max Payne ahora pasa a manos de un nuevo desarrollador, Rockstar (los creadores de Grand Theft Auto), y estos no han sido generosos con Max.

Desarrolador: Rockstar
Consola (s): Xbox 360, PS3, PC
Género: Acción
Lanzamiento: 15 de mayo de 2012

 

Max Payne 3 es un juego oscuro, gracias a que Rockstar históricamente no le tiene miedo a explorar temas controversiales. Aunque visitarás Nueva York en una serie de recuerdos durante la campaña, gran parte de tu tiempo será navegando las calles calurosas de Sao Paulo, Brazil. Es un cambio drástico, tanto para el jugador como para Max (quien en numerosas ocasiones se refiere a si mismo como “el gringo”). No sólo por el cambio de ambiente y cultura, sino por su nueva profesión. Ahora Max trabaja como agente de seguridad privado para un multimillonario brasilero, Rodrigo Branco, en una sociedad marcadamente dividida entre ricos y pobres. Es una profesión moralmente gris, no el policía neoyorkino que decidió combatir la mafia por si solo y como era de esperarse, esta nueva carrera no le fue nada bien a Max.

image

Luego de que la esposa de Rodrigo Branco fuera secuestrada por una pandilla de maleantes provenientes de la famosa Favela brasilera, Max se adentra en todo un meollo de conspiraciones, negocios clandestinos y otros tipos de crímenes en una campaña que sobrepasa fácilmente las 10 horas. En un juego donde el anti-héroe se dedica a disparar primero y luego hacer preguntas, ¿cómo Rockstar puede mantener el juego interesante y variado? La clave es en la narrativa.

Al igual que en los títulos pasados, la historia no necesariamente se desarrolla de forma cronológica. Veras a Max en diversos momentos de su patética vida lo que le da la flexibilidad a Rockstar de explorar diversas áreas y condiciones. El mismo Max cambia de apariencia en numerosas ocasiones, el cual ayuda a transmitir como la psiquis de este personaje que a lugares cada vez más oscuros. Rockstar también emplea el uso de efectos visuales, escenas donde las imágenes se ven borrosas, duplicadas, como si lo estuvieras viendo desde los ojos de un hombre que cada vez se separa más de la realidad. Tengo que ser honesto, estos efectos en ocasiones se sentían excesivos, terminando mas en una distracción.

image

Las mecánicas del juego no han variado mucho, lo cual me sorprendió al ser una formula diseñada hace 10 años atrás. Max todavía posee esa habilidad sobrenatural de percibir el tiempo mas lento (a lo estilo Matrix), el cual ahora es mas necesario que nunca ya que la lluvia de balas en Max Payne 3 pareciera interminable. Sin embargo, Rockstar hizo unos cambios importantes a la física del juego para llevarlo a los estándares modernos. Cuando brincas en cámara lenta, rompiendo una ventana de cristal, mientras disparas a un tanque de propano que termina explotando en llamas llevándose a todo enemigo en un infierno de fuego, no puedes evitar soltar una sonrisa.

image

Como toda persona a la merced de los medicamentos, Max Payne constantemente esta rastreando pastillas para el dolor (vean a Max como un House M.D. pero con pistolas en manos). Esto se convierte en una formula interesante en el juego. En una era donde prácticamente todo juego de acción a adoptado la formula implementada por Halo de recuperar la energía del jugador luego de un tiempo de receso, Max Payne 3 te obliga a buscar estas fuentes de energía. No te servirá estar escondido detrás de esa pared o mesa, es más, las balas de tu enemigo poco a poco destruyen muchos de los objetos que utilizas para cubrirte. Esto crea siempre un aire de desesperación el cual en ocasiones puede ser hasta exhaustivo.

La variedad de armas aumenta significativamente en Max Payne 3, lo que hace el combate algo mas variado y violento. Muy violento. Nuevamente Rockstar no le huye a este tema y veras en ocasiones al terminar una batalla, cortes cinemáticos en cámara lenta viendo como el último enemigo se hace añicos ante las incesantes olas de balas producidas por Max.

image

Max Payne 3 no es solo la campaña, este bien acompañado de un violento y caótico multiplayer. No es Gears of War, pero la inclusión de modificar la velocidad del tiempo funciona sorpresivamente bien. Si están en el cono de visión de tu personaje, todo enemigo tuyo es afectado si activas el famoso “Bullet Time”. Aun así, el utilizar esta capacidad tiene sus riesgos ya que puedes terminar ayudando a tus enemigos a tener el tiempo suficiente para apuntarte y disparar. Al igual que en la campaña, el multiplayer tiene algo de narrativa, con diversas misiones que cumplir en un choque entre gangas.

image

Max Payne 3 es definitivamente un juego para adultos, con estómagos fuertes que puedan digerir tanta violencia. Para un juego que no cambio drásticamente su formula desde la generación pasada de consolas, este aún sigue siendo tan entretenido como hace 10,000 balas atrás. La narrativa quizás no sea uno universalmente aceptado (suele ser algo melodramático y en ocasiones hasta patético) y los controles de Max Payne algunas veces se sienten limitados. Aun así, son pocos los juegos que te ofrecen un combate elegante en una situación tan caótica como la que ofrece Max Payne 3.

image