// digitalikä evalúa: el Samsung Galaxy S III (GT-i9300) de Claro

Samsung ha logrado hacer lo que pocos manufactureros de Android han logrado, crear una base de fanáticos fieles a su marca, a niveles similares a los que sólo Apple ha conseguido. Por tal razón evaluar un modelo Samsung Galaxy no es fácil, ya que al igual que los productos Apple, hay que mentalmente aplicar un filtro ante todo el ruido que se genera en la web con el lanzamiento de un miembro más de la familia Galaxy, especialmente la familia Galaxy S.

El tono que lleva Samsung en lanzamiento del Galaxy S III es uno diferente al que hemos visto en sus pasados dos lanzamientos. Con un tono más enfocado en el software que lo acompaña y menos en las especificaciones del hardware, Samsung parece ahora concentrarse más bien la experiencia del usuario y menos en los “bits y bytes”. No es que el Galaxy S III sufra en sus especificaciones, no me mal interpreten, el modelo sin duda es una bestia. La versión que nosotros evaluamos (el modelo internacional GSM GT-i9300 de Claro) cuenta con un procesador de cuatro núcleos (cores). ¡Más núcleos que mi laptop donde escribo esta evaluación! Sin embargo el paquete de aplicaciones S (S Voice, S Planner, S Beam, S memo…) hacen que el Samsung Galaxy S III tenga un verdadero diferenciador versus la competencia.

Hardware

Hablemos de las características físicas del equipo. Con una pantalla AMOLED de 4.8”, Samsung amplio lo más posible el tamaño de la pantalla del Galaxy S III antes de que este deje de verse como un smartphone y se parezca más a un phoneblet (una combinación de tablet y smartphone tal como Samsung ofrece hoy día con el Galaxy Note). Para que tengan una idea, sólo 0.7” pulgadas separan el Galaxy S III al Galaxy Note (5.3”). Si lo comparamos con el iPhone, el Galaxy S III pareciera como si pudiera devorárselo de un bocado (3.5” vs. 4.8”). Ahora bien, como ya sabemos, un equipo móvil más grande no significa que sea mejor. El Galaxy Note, aunque trata de cumplir dos funciones (smartphone y tablet), hace que la mayoría del tiempo tengas que reposicionar tus manos para llegar a alguna opción en pantalla, lo que lo hace que este equipo sea menos ergonómico. El Galaxy S III sufre de este mismo percance, pero a un menor grado. Esto es gracias a que Samsung logro hacer el equipo bastante delgado y liviano, permitiendo aún el uso del móvil con una sola mano. Impresionante cuando tomas en consideración la batería de 2100mAh el cual suple energía a la planta nuclear que lleva adentro como procesador.

Regresando a la pantalla AMOLED, este cuenta con una resolución 1280 x 720, perfecto para juegos y multimedios. Sin embargo, nuevamente Samsung lanza otro producto el cual el ajustador de brillantes es demasiado agresivo, demostrando por defecto imágenes demasiados opacos y falta de vida. Al eliminar la opción de brillantes automática en el Galaxy S III, los colores toman energía con una saturación y una gama de colores impresionante. Sin embargo, para los obsesivos compulsivos en todo lo que tiene que ver con imágenes y resoluciones, la pantalla del Samsung Galaxy S III puede ser algo desilusionante si lo comparamos con uno de sus competidores más fuertes, el HTC One X, y esto es gracias a la tecnología que HTC escogió en su modelo estrella.

HTC escogió para su One X la tecnología SLCD en una pantalla de 4.7” 720p. Al utilizar esta tecnología revisada del tradicional LCD, HTC pudo crear un modelo el cual produce una de las mejores gamas de colores que hemos visto hoy día en el mercado y con un ángulo de visión de casi 180 grados. La tecnología AMOLED el cual acompaña el Galaxy S III, aunque produce colores bien saturados y vivos, tiene la desventaja de desvirtuar los colores reproducidos (tirando más al color azul) y ser prácticamente inutilizable antes la claridad de la luz a pleno sol de día.

De frente, la pantalla consume prácticamente toda la superficie, siendo acompañado solamente de un botón alargado de “Home”. Aunque Google decidió moverse a un diseño sin botones físicos en el Galaxy Nexus con Android 4.x, Samsung decidió conservar el botón físico, acompañado de dos botones capacitivos (Menú y Regresar) y a mi entender fue una buena decisión. Lo malo de no tener un botón físico, es que te obliga a mirar el móvil cada vez que necesites oprimir este botón. Sin embargo, gracias al botón de “Home” puedo invocar aplicaciones tales como S Voice mientras conduzco en mi auto, o en la oscuridad, sin tener que mirar el Galaxy S III.

La parte posterior prácticamente es una cobertura de plástico sobria y sin estilo, y es aquí una de las debilidades del equipo, la falta de estilo. No solo comparándolo con el estándar hoy día en diseño industrial, Apple y el iPhone 4S, sino inclusive en comparación al HTC One X y el propio Samsung Galaxy Nexus. Nuestro modelo de evaluación (la versión blanca) inclusive esta decorado de un borde pintado de tal forma que simula ser metal pulido. Honestamente se ve mal, se ve… barato. Inclusive, la forma en que Samsung posiciono la cámara frontal y los sensores de iluminación y cercanía dan la impresión de que Samsung no le dedico mucho tiempo al diseño. Hay teorías conspirativas en la web de que los diseñadores del Galaxy S III fueron los abogados de Samsung en vez de sus diseñadores industriales, para de esta forma evitar mas roces con Apple. Independientemente si esto es cierto o no, para un equipo que hace tantos avances tecnológicos, su diseño se siente que dio tres pasos hacia atrás. Al menos puedes sacarle la tapa sobria y aburrida para remplazar la batería en caso de que fuera necesario (¿cómo dice la expresión?: “si la vida te da limones has limonada”).

Como mencionamos hace unos párrafos atrás, el Samsung Galaxy S III cuenta con una enorme batería de 2100mAh. Necesario para poder alimentar el procesador de cuatro núcleos. Sin embargo nuestra experiencia en cuanto al rendimiento de esta batería fue mixta. En un día de uso esporádico podía sobrevivir sin requerir a buscar mi cargador, esto es si dejaba la opción de auto-iluminación el cual Samsung incorpora por defecto. Sin embargo al quitarle esta opción y aumentar la brillantes a una que fuera mas placentera para la vista, la pantalla AMOLED al parecer se traga la vida de la batería, y a eso de la tarde ya el Galaxy me pedía a gritos un enchufe. Un dato adicional interesante de la batería, Samsung diseño este para que también sea el hogar del chip NFC, el cual permite establecer comunicaciones inalámbricas con lectores que utilicen este protocolo, o compartir contenido entre teléfonos Androids que contengan esta misma tecnología. Esto se traduce en que si quiere tener una batería adicional de repuesto, no puede comprar una batería genérica o sino pierde esta opción. Quedan advertidos.

Otra característica interesante del Galaxy S III es el audio. No solamente la bocina en la parte posterior suena impresionantemente alto, sino que su procesador interno 24-bit hi-fi DAC (sólo en el modelo internacional) convierte el audio digital a análogo de la forma más limpia posible, incorporando filtros de ruido mas otras tecnologías de reproducción de audio.

Las cámaras en nuestros smartphones cada día toman más importancia, y es por eso que hemos visto una tendencia en los manufactureros en mejorar la calidad de estos. Aunque soy un fanático del Samsung Galaxy Nexus, la cámara de 5MP era una de las debilidades más evidentes. El Galaxy S III no solamente resuelve este problema, sino que sobrepasa mis expectativas. Con un sensor de 8MP, Samsung no solamente mejor el óptico físico, sino el software que lo acompaña. Los zooms digitales contienen mucho menor grado de sucio o ruido (noise), la opción de HDR permite capturar rápidamente imágenes con un mejor grado de contraste y saturación, y el nuevo modo de Burst Mode permite tomar una serie de fotos en cadena rápidamente (aunque sacrificando la capacidad de enfocar cada imagen correctamente).

Samsung inclusive añadió varias opciones interesantes a la hora de tomar una foto. Por ejemplo este reconoce los rostros de forma automática, permitiendo rápidamente hacer “tags” a estos para luego compartirlo en las redes sociales como lo es Facebook. Luego de tomado la foto, puedes descargar gratis el editor de fotos el cual te permite hacer diversos arreglos a las imágenes capturadas (aunque no vi ninguna opción para eliminar ojos rojos, lo que fue algo desilusionante).

La capacidad de capturar videos sigue siendo una formidable, a 1080p con muy buena capacidad de capturar audio. Sin embargo por alguna razón el autofoco de este era algo errático, especialmente si estoy en constate movimiento mientras capturo el video. Es como si la cámara sufriera de síndrome de atención deficiente, asombrado de todo el detalle a su alrededor, y no se pone de acuerdo a donde enfocar. Sin embargo al no mover mucho el Galaxy, este ubicaba un punto de enfoque y grababa sin problema alguno.

La cámara frontal, como es la tendencia, no es tan impresiónate al compararla con la cámara principal, conteniendo un sensor de 1.9MP. No es que las imágenes sean malas, solo satisfactorias, con una tendencia a contener más sucio en las imágenes capturadas y pobre desempeño en áreas de pobre iluminación. Eso sí, mucho mejor a lo que puede ofrecer un iPhones 4S.

Software

Basta de las especificaciones, hablemos de lo interesante, el software. Al este contener la versión más reciente de Android, Ice Cream Sandwich, el Galaxy S III contiene muchas de las mejoras que Google ha trabajado en este último lanzamiento. Sin embargo la experiencia nuevamente es una mixta, y esto es gracias a la practica de Samsung (más otros manufactureros como lo son Motorola y HTC) en aplicar una interface modificado a sus modelos (conocidos como “skins”). El Galaxy S III viene acompañado de la versión mas reciente de la interface TouchWiz Nature UX. Según Samsung, esta interface esta inspirada en la naturaleza, el cual a su vez se refleja en las imágenes de wallpaper y sonidos que este produce esporádicamente al seleccionar una opción. Un ejemplo, al empezar a marcar un número, este empieza a producir sonido de gotas cayendo en el agua. No se si eso me inspira en la naturaleza, o en salir corriendo al baño. Por laguna razón, lo siento más como un truco publicitario.

En adición, Samsung trastoco cosas que no debió haber manipulado. Crear una carpeta en Android 4.x es tan fácil como arrastrar un icono encima de otro. ¡Púm! Listo, carpeta creada. TouchWiz modifica esto convirtiéndolo en un proceso de tres pasos: primero creas la carpeta, luego le das nombre y ubicación y finalmente ingresas los iconos que deseas añadir a la carpeta. ¿Por qué Samsung? ¿Por qué reinventar la rueda? En adición Samsung también modifica la forma en que se presenta los contactos, el marcador de números, el calendario, los correos electrónicos… algunos para bien y otros para mal. Uno que si fue bien implementado fue el área de notificaciones, donde añade los famosos atajos a diversas opciones del sistema operativo e inclusive al detectar que hay un audífono conectado al Galaxy, te presenta que aplicaciones de audio hay disponibles.

Otro cambio inteligente fue haber dejado el botón de menú el cual Google elimino en el Galaxy Nexus. Al tener siempre a la mano el botón de menú al lado del botón de “Home”, hace la invocación de las opciones en las diferentes aplicaciones uno más fácil y rápido.

Aparte de los cambios a la interface, Samsung incorporó toda una serie de aplicaciones la cual sin duda S Voice es la estrella. S Voice es la contestación a Siri de Apple. Un asistente virtual el cual puede reconocer su voz para hacer diversos tipos de tareas, y comparando este con el producto de Apple, S Voice tiene sus ventajas y desventajas. Ventaja #1: a diferencia de Apple el cual tenemos que esperar a la versión de iOS 6, S Voice hoy día trabaja con el idioma español, y sorpresivamente este lo reconoce muy bien. Ventaja #2: S Voice suele presentar más información gráfica en comparación a Siri. Sin embargo todavía S Voice tiene que aprender varias cosas de Siri. Desventaja #1: S Voice no suele a contestar las búsquedas de información mediante audio, lo cual si estoy conduciendo un auto me obliga a mirar la pantalla para ver el resultado mientras Siri en la gran mayoría de las ocasiones me lee el mismo. Desventaja #2: S Voice suele ser mas lento en presentar los resultados al requerir hacer búsquedas en la web (quizás por este traer resultados mas extensos que Siri). Desventaja #3: Siri tiene mejor sentido del humor, al preguntarle a S Voice para que me hiciera un chiste este no supo responder a mi comando. Aburrido S Voice, aburrido.

Otras opciones que provee Samsung en el Galaxy S III es S Beam (la capacidad de compartir contenido de forma inalámbrica ad-hoc entre móviles Android), múltiples opciones de gestos (y aquí se fueron bien creativos, por ejemplo: pasar el borde de la palma de su mano de izquierda a derecha en el cristal delantero captura una imagen de la pantalla…sí, leyó bien) y la capacidad de reconocer si esta mirando hacia la pantalla y si no apaga el mismo de forma automática son todas opciones innovadoras y el cual le dan una característica peculiar al modelo.

Conclusión

Samsung ha logrado exitosamente elevar su familia Galaxy S a niveles que otros deben de tener como meta superar. Sin embargo, Samsung debe de evaluar algunas de sus decisiones en el diseño (tanto físico como de software) para superarse a sí mismo ya que aunque tremendo equipo, el Galaxy S III todavía tiene muchas oportunidades de mejoras.