// digitalikä evalúa : el Nintendo 3DS XL

Decir que el Nintendo 3DS ha sido todo un éxito para Nintendo es exagerar un poco la realidad. La portable diseñada por la casa de Mario tuvo una aceptación más lenta de la prevista, gracias en gran parte por el precio de introducción. Luego de Nintendo admitir que el precio original fue un error y hacer una de las movidas más interesantes que hemos visto en mucho tiempo (rebajando el precio en menos de 6 meses y regalando alrededor de 10 juegos a todo aquel que lo adquirió en los primeros días), el próximo paso lógico es… ¡pues lanzar una nueva versión más cara por supuesto!

En realidad, el origen del Nintendo 3DS XL no nos debe de extrañar. Es la misma estrategia que utilizó Nintendo para la versión anterior del Nintendo DS, ofreciendo un modelo con una pantalla más amplia que la versión original. Sin embargo, el Nintendo 3DS XL se enfrenta a un mercado completamente diferente al que participaba su antecesor. Su competidor principal hoy día no es el PlayStation Vita (el cual sus ventas también no han sido muy favorables), sino más bien los smartphones y tablets los cuales han acaparado el mercado de los juegos portables. Si tomamos en consideración de que hoy día podemos adquirir una tablet Android Nexus 7, con una pantalla capacitiva de 7 pulgadas por el mismo precio que un Nintendo 3DS XL ($199.99USD), en primera instancia uno diría que este lanzamiento es una locura de parte de Nintendo. Sin embargo, el Nintendo 3DS XL ofrece varias ventajas al modelo regular, los cuales no deben de pasar por desapercibidos.

image

El diferenciador más evidente es la ampliación de la pantalla principal 3D el cual crece de dimensión de unas 3.53 pulgadas a 4.88 pulgadas (un 90% más grande). Sin embargo, al igual que pasó con el DS XL, el Nintendo 3DS XL no aumenta la resolución de la pantalla. Seguimos con los 400 x 200 pixeles lo que en ocasiones hace que cada pixel sea más evidente en la pantalla más grande del 3DS XL. No es que sea algo terriblemente evidente, pero para los aficionados de la densidad de pixeles en una pantalla puede ser algo desilusionante. Pero no todo es negativo, ya que el efecto 3D es MUCHO más convincente y placentero en la pantalla del 3DS XL. El efecto es más dramático, todo se siente, se ve con más profundidad, más… 3D. Al probar el juego de Kid Icarus en el 3DS XL, era casi como jugar una versión mejorada, aunque obviamente estaba jugando el mismo título.

image image

Nintendo también aplico nuevas capas anti-reflejo en la pantalla del 3DS XL lo cual es súper bienvenido. El problema de una pantalla 3D con exceso de reflejo, es que afecta esa sensación de profundidad. Peor aún, al ver un reflejo uno automáticamente se cambia de posición para evitarlo pero a su vez es que empiezas a ver la imagen distorsionada por la pantalla parallax. El 3DS XL combate esto de una forma muy satisfactoria.

El Nintendo 3DS XL también pasó por una revisión del diseño estético. Con dos versiones a escoger (rojo o azul), Nintendo dejo de estar utilizando la superficie de plástico de la versión original el cual era un imán para las huellas digitales, hoy día utilizando un material mate que se asemeja más a una superficie metálica. También Nintendo dejo de utilizar las tres tonalidades de colores el cual se veía fuera de lugar en la versión original, conservando el diseño en dos tonos, el rojo o azul sobre una superficie oscura.

Al abrir la pantalla, vemos que Nintendo modifico los botones de SELECT, HOME y START a botones físicos individuales, un cambio bienvenido ya que en ocasiones los botones táctiles del Nintendo 3DS no reconocían bien cuando uno oprimía cualquiera de estos. Por lo demás todo se ve bastante similar, el D-pad y los botones A, B, X, Y conservan las mismas proporciones, más el único control análogo es prácticamente la misma pieza, y es aquí donde Nintendo perdió una oportunidad.

Ya sea por razones de costo o compatibilidad en los juegos, aun así entiendo que Nintendo debió haber incluido un segundo control análogo. Es más evidente en el Nintendo 3DS XL cuando vez todo el espacio vació debajo de los botones A, B, X, Y. Nintendo vuelve a atender este tema con un accesorio aparte, tal como lo vimos en el Nintendo 3DS, para añadir un segundo control análogo. Algo que hacía el modelo original mucho más grande, y ahora el Nintendo 3DS XL en toda una aberración. Es una pena, y estoy seguro que terminémoslo viendo finalmente incorporado en otra revisión del diseño del 3DS a futuro.

image

El que el equipo sea más grande también tiene unos beneficios secundarios. Por ejemplo Nintendo ahora tiene más espacio para colocar una batería de mayor capacidad, atendiendo la crítica #1 del Nintendo 3DS: el pobre rendimiento de la batería. Claro, la batería más grande atiende pantallas más grandes pero la realidad es que vimos al menos de una a dos horas más de duración (4 a 5 horas de juego versus 2 a 3 que ofrecía el 3DS). Este punto es más que suficiente en determinar cuál de los dos modelos del 3DS usted debe de adquirir, ya que si decide escoger el modelo regular con un precio sugerido de $149.99USD, créame que se verá obligado a comprar una expansión de batería el cual tiene un costo aproximado de $30USD. Prácticamente por el mismo precio puede adquirir la versión 3DS XL y disfrutar de una pantalla más amplia.

Hablando de baterías, al parecer por razones de costo ya Nintendo no incluye el “dock” para cargar la batería del 3DS XL. Este sólo incluye el adaptador AC el cual estamos acostumbrados a ver (y el cual utiliza el mismo conector desde la versión del Nintendo DSi). Por lo menos incluyeron este cargador, la versión japonesa y europea ni eso incluye y tienes que adquirirlo aparte.

También otro beneficio de las nuevas dimensiones es que el tamaño más grande hace que mis manos y muñecas sufran menos en sesiones largas de juego, disminuyendo la molestia que sentía con frecuencia al utilizar el modelo más compacto del 3DS. Mis manos quedan en una posición más natural, y el 3DS XL no añade significativamente más peso versus el diseño original.

Aunque en términos gráficos y de capacidad es el mismo equipo que hemos visto por año y medio, el Nintendo 3DS XL atiende muchas quejas de su antecesor. Si usted es un jugador casual, quizás una tablet o smartphone sea una compra más inteligente por la versatilidad que ofrecen estos equipos. Pero si usted es un jugador “hardcore”, hoy día sólo tiene dos opciones: el 3DS o el PS Vita y aunque el producto de Sony tiene especificaciones mucho más avanzadas, Nintendo nuevamente ha ganado en lo que en realidad importa: la colección de juegos compatibles.

image