// editorial: la eliminación del botón de Inicio (Start) en Windows 8 y otras teorías de conspiración

Se los digo sin ninguna duda por dentro, cuando Windows 8 sea lanzado el 26 de octubre, veremos una avalancha de noticias en blogs, periódicos y televisión sobre el gran descontento de un grupo importante de consumidores por la nueva interface del sistema operativo. No es que le desagraden el nuevo estilo minimalista o la incorporación de gestos. Todo se concentrará en la eliminación de un ingrediente importante: el botón de inicio (Start).

Todo diseño de una interface tiene que seguir unas reglas, los cuales se conocen como “Los Principios De Diseño De Una Interface”. Estos principios detallan lo siguiente:

  • El principio de la estructura: El diseño debe organizar la interface de acuerdo a un propósito, de manera significativa y útil basado en modelos claros y consistentes que son evidentes y reconocidos a los usuarios.
  • El principio de simplicidad: El diseño debe hacer tareas sencillas y habituales de forma clara y sencilla, en el idioma del usuario.
  • El principio de visibilidad: El diseño debe hacer todas las opciones y materiales necesarios para una determinada tarea visible sin distraer al usuario con información superflua o redundante.
  • El principio de retroalimentación: El diseño debe mantener a los usuarios informados de las acciones o interpretaciones, cambios de estado o condición, y los errores o excepciones que sean relevantes y de interés para el usuario a través de un lenguaje claro y conciso.
  • El principio de reutilización: El diseño debe reutilizar los componentes internos y externos y comportamientos, manteniendo la coherencia con propósito y no sólo la coherencia arbitraria, lo que reduce la necesidad de los usuarios de repensar y recordar.
  • El principio de tolerancia: El diseño debe ser flexible y tolerante, lo que reduce el costo de los errores y el mal uso al permitir deshacer y rehacer, con un enfoque en la prevención de errores siempre que sea posible, al tolerar entradas variadas y secuencias e interpretando todas las medidas razonables.

Fuente: Wikipedia

Aunque Windows 8 hace muchos avances en la simplificación de la interface, con visuales modernos y agradables, al analizar con más profundidad es impresionante ver cuantos principios de los antes descritos Microsoft no obedece y casi todo redunda a este ambiente dual en que nos obliga operar Windows 8.

Aunque al iniciar el nuevo Windows este nos recibe en la nueva interface Modern UI (antes conocida como Metro UI), me he percatado en los tres meses que llevo usándolo de que estoy en un constante movimiento entre este ambiente y el ambiente clásico (Desktop). Esto es por la extraña decisión de Microsoft de no incorporar aún varios componentes esenciales en la interface Modern UI. Ejemplos, el explorador de archivos (File Explorer) permanece exclusivamente en el ambiente clásico. Windows 8 introduce la opción de PC Settings, donde uno puede hacer varios ejercicios de configuración de la PC. Sin embargo este no abarca todas las opciones que nos ofrecía el clásico Panel de Control (Control Panel), el cual todavía existe, pero exclusivamente en el ambiente Desktop. Windows 8 rompe el principio de reutilización, obligando al usuario a aprender dos ambientes disímiles y añadiendo complejidad.

image

Por el otro lado, Windows 8 se enfoca en el uso de gestos. Si quiero moverme entre aplicaciones abiertas, hago un gesto. Si quiero ver las opciones disponibles en una aplicación Modern UI, hago otro gesto el cual invoca las diferentes opciones en el fondo de la pantalla. El problema es que estos gestos no son evidentes, no hay algo en la interface que me apunte a hacer dicho gesto. ¿Acaso es natural que el proceso de ver las opciones de una aplicación sea arrastrar dos dedos desde el fondo de la pantalla hacia arriba? ¿Dónde queda el principio de visibilidad?

Sin embargo, el detalle mas problemático va a ser sin duda la eliminación del botón de Inicio (Start). Por más de una década, Windows ha adiestrado a más de una generación de usuarios a iniciar toda una serie de tareas desde este botón. Un punto de origen que me permite levantar aplicaciones, ingresar a los archivos o navegar entre las opciones de configuración de una PC. Fue un paso importante el cual simplificó enormemente el uso del sistema operativo versus la versión anterior de Windows 3.11. Sí, hubo un grupo de usuarios que se quejaron de dicho cambio, pero la mayoría de estos simplemente resistían al cambio y sus quejas desaparecieron rápidamente al Windows 95 comprobar de que el nuevo botón de Inicio era el camino correcto para simplificar la interface a un mercado mas amplio.

image

Ahora vemos a Microsoft, sin ningún tipo de transición, y elimina de la noche a la mañana el botón de inicio. ¿Por qué? ¿Porque no haberlo dejado disponible, tal como dejaron disponible el Explorador de Archivos y el Panel de Control? Yo les voy a decir porque…

Imaginen este escenario: Microsoft esta empujando a la comunidad de desarrolladores a crear nuevas aplicaciones en este nuevo ambiente Modern UI. Esta será la clave para tener un producto en el mercado tablet que sea competitivo y exitoso ante un competidor (Apple) que no sólo le lleva ventaja por varios años con un extenso catálogo de aplicaciones, sino que su producto le ha estado robando en el mercado de las PCs año tras año.

Microsoft decide, en esta realidad alterna, conservar el botón de Inicio, permitiendo al usuario operar en el ambiente Desktop de igual forma que en las versiones pasadas, mas con la opción de utilizar el ambiente Modern UI como la interface principal.

Hacen el lanzamiento de Windows 8, es todo un éxito. Sin embargo, empiezan a salir las estadísticas y se refleja que el comportamiento general de los usuarios es que luego de iniciar Windows 8 en su PC, estos van directo al ambiente Desktop, obviando la interface Modern UI. Ahora imaginen como reaccionaría la comunidad de desarrolladores. ¿Quién va a tener el incentivo de diseñar una aplicación el cual sólo funciona en el ambiente menos utilizado en Windows 8?

image

Y este es, amigas y amigos, la razón de porque no tenemos un botón de Inicio. No por un tema de diseño o de satisfacción al cliente. Es por un tema de mercadeo y estrategia. Ahora usted como consumidor debe de preguntarse, ¿una interface debe de estar diseñada bajo el nuevo principio de “mercadeo”?