El mercado de las laptops por años fue una carrera de que especificaciones tenía el equipo.  Olvídate del diseño, cuan liviano es el equipo o cual es la experiencia del usuario… dime cuantos GHz tiene ese procesador. Por suerte ya los manufactureros de laptops han pasado esa etapa, con un nuevo énfasis en los pequeños detalles que hacen que el usuario tenga la mejor experiencia con el equipo.  ¿Por qué les hago este recuento? Porque el mercado de Android en gran parte es hoy día como era el mercado de las laptops: énfasis en las especificaciones, pero no en la experiencia del usuario. Ahora tengo el HTC One en mis manos, el último súper móvil de la compañía taiwanesa y puedo decir con fe que esto ya no tiene que ser así.  

Diseño

Empecemos por lo más obvio, el diseño. Aunque HTC siempre se ha catalogado como uno de los mejores manufactureros de smartphones en el mercado, la evolución de sus diseños en los pasados años ha sido bastante tímida. La estrategia era clara, HTC quería establecer una imagen en sus equipos muy similar a la estrategia de Apple con el iPhone. Una firma en su diseño el cual hiciera fácil identificar sus productos. Sin embargo, problemas con la interface de Sense UI, mala fama en el rendimiento de la batería y la avalancha de mercadeo de Samsung no permitió a HTC concretar esta estrategia. Así que en tiempo difíciles, decisiones drásticas. Y es precisamente lo que el HTC One nos introduce, un diseño nuevo y drástico a las versiones previas del HTC One X, S y V.

El diseño del HTC One lo puedo resumir en una oración: “es lo que debió haber sido el iPhone 5”. La inspiración con Apple es evidente pero no se confundan, no es de ese otro teléfono de aluminio llamado el iPhone 5.

imageUna inspección más detallada del HTC One revela características muy similares a otro popular producto de Apple, la Mac Book Pro. Aparte del evidente uso de aluminio, al mirarlo de frente, el borde negro alrededor de toda la pantalla con las iniciales de HTC en un laminado plateado se asemeja como el logo de MacBook Pro se confunde en el borde negro de la pantalla de las portátiles de Apple. Inclusive, las parrillas que ahora decoran el HTC One y el cual protege las dos bocinas frontales, se asemeja a las mismas parrillas que vemos en ambas extremidades del teclado en la MacBook Pro de 15”pulgadas.

imageLa parte posterior, con su gigantesca cámara y el logo de “HTC” decoran la superficie de aluminio con su leve curva nítidamente perfeccionada y la cual se asemeja a la parte posterior de la pantalla de la MacBook.

Solo dos detalles se asemejan el HTC One al iPhone 5, su borde pulido el cual le da una característica similar a lo que vemos en fina joyería y las bandas blancas que dividen su cuerpo de aluminio.

Esta demás decir que el HTC One es un deleite visual. Un diseño que se va de “tú a tú” con el iPhone 5 (y en ocasiones sobrepasándolo). Y ni hablar del Samsung Galaxy S4, el que en comparación pareciera un equipo genérico… sin alma.

Pero aparte de lo estético, ¿que más nos ofrece el diseño del HTC One? El cuerpo de aluminio es rodeado por una superficie plástica en blanco mate. Aunque muy elegante, pudimos observar que este al parecer se mancha con suma facilidad. Por ejemplo si su pantalón nuevo suele soltar tinta en sus primeras lavadas, puede terminar viendo su HTC One manchado de por vida. Así que… ¡ojo con sus pantalones!

Si tengo una queja del uso de aluminio en el HTC One es que pude notar que su superficie posterior se caliente con mucha frecuencia. En ocasiones a temperaturas algo alarmante. Esto producía que mis manos sudaran al sujetarlo lo cual no solo se siente desagradable en las manos, sino hasta medio peligroso, un eterno temor a que el equipo se deslizará de la mano.

En la parte inferior del borde podemos ver el único puerto Micro USB el cual también trabaja como un puerto MHL y Micro HDMI. Por alguna razón el puerto no está centralizado (está más orientado hacia la derecha) por lo cual el HTC One se vería raro en uno de estos “docks” para cargar el equipo. A mano derecha encontrará los botones de volumen los cuales se confunden nítidamente en el diseño de aluminio y al otro extremo está la solitaria bahía de la tarjeta SIM. En la parte superior está el puerto para los audífonos y el botón de encender (el cual nos tiene una sorpresa el cual hablaremos más adelante). Sólo un detalle de este botón de encender, prefiero cuando los equipos incorporan este botón a uno de los bordes izquierdo o derecho del equipo y no en la parte superior, especialmente si el equipo tiene unas dimensiones largas como el HTC One. En el iPhone 5 funciona porque es un equipo más pequeño, en el HTC One es sencillamente incómodo llegar al botón con una sola mano.

Sin embargo en el uso regular, aunque el HTC One es un teléfono grande, no me sentía incómodo utilizándolo. La decisión de haber hecho el equipo más largo que ancho (similar a como Apple hizo con el iPhone 5) hacen que el uso con una mano sea uno manejable, aun teniendo una impresiónate pantalla de 4.7 pulgadas. Si lo comparo con el Nexus 4, el cual también tiene una pantalla de 4.7 pero su diseño es uno más ancho, con el Nexus me veía utilizando ambas manos con más frecuencia versus con el HTC One.

image

Confundido en el marco negro que rodea la pantalla están los dos botones capacitivos de regresar (back) y “Home”. Por alguna razón HTC decidió no utilizar el diseño convencional de los tres botones, obviando el botón para ver las aplicaciones abiertas. Para hacer esta tarea en el HTC One, hay que tocar dos veces el botón de Home. Esto puede ser algo confuso en un inicio y si le añadimos que el botón de Home también tiene una tercera función de invocar Google Now al dejar el botón apretado, uno empieza a cuestionarse la decisión de haber incorporado solo dos botones. De hecho, el botón de Home en el HTC One trabaja idéntico que en el iPhone (un toque regresar al “Home”, dos toques ver aplicaciones abiertas, dejarlo apretado para invocar a Siri).

En resumen, su diseño no es perfecto, pero los positivos simplemente opacan cualquier negativo que tenga el equipo. Hoy por hoy, el HTC One ha elevado el estándar de diseño en TODO el mercado de smartphones.

image

Especificaciones

En su interior, el HTC One cuenta con un procesador Snapdragon 600 de cuatro núcleos a una velocidad de 1.7GHz acompañado de 2GB de memoria. Quizás no es el monstro de ocho núcleos de la versión Exynos 5 del Galaxy S4, pero créanme cuando les digo que este equipo vuela. Al utilizar herramientas para evaluar su desempeño como Quadrant y 3DMark, el HTC One obtuvo resultados impresionantes.

Acompañando el procesador Snapdragon, está la lista de los habituales sospechosos: acelerómetro, giroscopio, GPS, WiFi, Bluetooth 4.0, NFC y dependiendo de la versión, un radio LTE. Para temas de multimedios, el HTC One incorpora tanto el clásico DLNA, como le nuevo chico del barrio: Miracast.

El HTC One X+, con todos sus “problemitas”, se había coronado como el rey de las pantallas con un exquisito Super LCD2 de 4.7 pulgadas y resolución de 720 x 1280 pixeles. Pero su reinado oficialmente se ha acabado con la llegada del heredero, el HTC One cuenta con una pantalla Super LCD3 de 1080 x 1920 pixeles. Al conservar la misma dimensión de 4.7 pulgadas, pero con una resolución más alta, eleva la densidad de pixeles a 469ppi. Si lo comparamos con el HTC One X+ (312ppi) o el mismo iPhone 5 con su Retina Display (326ppi), sencillamente el HTC One no tiene comparación. Solo el Samsung Galaxy S4 supera esta densidad (441ppi), pero al utilizar una pantalla PenTile, cada pixel consiste de dos sub-pixeles en vez de tres como en el HTC One. Por lo tanto no es una comparación justa.

imagePero olvidemos cuantos pixeles, ppi o cualquier otra jerigonza técnica, lo importante es cómo se ve. Y la contestación es… ¡Espectacular! Gracias a que es una pantalla LCD, este puede ver fácilmente en el exterior a plena luz del día. Además, algo hace HTC para que la saturación de colores este balanceado a la perfección, colores vivos y brillantes, pero no a tal punto que desvirtúan la imagen pareciendo que sangraran los colores (hablo específicamente de ti, Samsung). Los niveles negros también impresionan, solo hay que ver el nuevo Sense UI con Blinkfeed (hablaremos de esta nueva interface más adelante), el cual cuenta con un fondo negro y ver como la pantalla se confunde con el marco negro en cristal.

En lo que a audio se refiere, el HTC One hace algo tan lógico que parece absurdo que pocos manufactureros no hayan tomado la misma decisión en el diseño de sus teléfonos. HTC decidió colocar las bocinas en la parte frontal, apuntando al usuario. Sí, como lo escuchan, HTC decidió apuntar las bocinas a la dirección donde tiene lógica… HACIA DONDE UNO. La combinación de este diseño, más la incorporación de la tecnología “Beats”, es lo que HTC le ha llamado (patéticamente) como “BoomSound”. Fuera del nombre absurdo, no hay teléfono que pueda producir el nivel de audio que el HTC One hoy día, punto.

¿Se acuerdan de la sorpresa que nos tiene el botón de encender? En un acto de pura brillantes, HTC ha convertido este también en la salida infrarroja. Si, esa arcaica tecnología que lo vemos en nuestros controles remotos para los televisores está en el HTC One con el mismo objetivo, controlar nuestros equipos de entretenimiento. Gracias a la sencilla pero poderosa aplicación incluida en el HTC One, usted puede configurar su televisor, Receiver y/o caja de cable TV en cuestión de unos pocos minutos. Tengo que confesar que la primera vez que escuche la incorporación de esta opción en el HTC One me sonó algo absurdo, sin embargo me encontré utilizándolo en mi casa todos los días.

HTC también atendió su fantasma por años, la maldición del rendimiento en sus baterías. Gracias a su batería no removible de 2300 mAh, por fin logre sobrevivir todo un día sin necesidad de carga en un equipo HTC. Si a esto le añadimos que HTC incorporó toda una gama de herramientas las cuales ayudan a optimizar el rendimiento de la batería (los cuales discutimos algunos de estos en este tutorial), al parecer la compañía Taiwanesa aprendió la dura lección: lo más importante de un equipo móvil es que tenga carga para utilizarlo.

Ya sobrepase la 1,600 palabras y todavía no le he contado uno de los datos más importante del HTC One, su cámara el cual nos introduce el nuevo concepto de “ultrapíxeles”. Todo sabemos que son los megapíxeles en una cámara: son los millones de “puntitos” llamados pixeles los cuales en combinación producen las imágenes digitales. Entre más pixeles, mas definido se ve la imagen que uno captura. Pero a la misma vez, más pesado se convierte el archivo. Imagen cada pixel como una coordenada en un gigantesco matriz el cual el procesador de su smartphone tiene que trabajar cada vez que toma una fotografía. Cuando hablamos de 8 Megapíxeles, estamos hablando de 8 millones de puntos los cuales su smartphone procesa en unos pocos segundos. Es una tarea impresionante y el cual al parecer muchos manufactureros lo están llevando al límite, como lo es el Samsung Galaxy S4 con 13 megapíxeles o el legendario Nokia 808 con la cantidad absurda de 41 megapíxeles.

image

Sin embargo, todo el que se ha empapado bien en el mundo de las cámaras digitales sabe que más megapíxeles no se traduce necesariamente en mejor calidad. Otros factores son importante como el lente de la cámara, el software que maneja la captura de la imagen, entre otros temas. Hay que aplaudir a HTC en este tema porque han tomado una decisión arriesgada al decidir alejarse de la carrera de los megapíxeles en el HTC One. Por el contrario han desarrollado una nueva tecnología (curiosamente llamada “ultrapíxeles”) el cual cambia nuestro concepto de como una cámara digital debe de trabajar. ¿Pero este riesgo rindió frutos?

La cámara del HTC One contiene 4 megapíxeles… pero espere, no empiece a reírse, déjeme terminar. Lo que hizo HTC es que diseño cada uno de estos pixeles más grandes el cual tiene un beneficio importante: puede capturar hasta tres veces más la iluminación del área que una cámara digital convencional. Todos sabemos que el Talón de Aquiles de la mayoría de las cámaras de nuestros smartphones es tomar fotos en áreas con poca iluminación. Peor aun cuando dependemos de un diminuto flash LED el cual termina tragándose todo color de la foto.

En adición el sólo tener 4 megapíxeles tiene unos beneficios extras. ¿Se acuerdan de todos esimageos cálculos que le mencione que tiene que hacer el smartphone cada vez que toma una foto? Menos megapíxeles, significa menos cálculos lo que se traduce en la capacidad de tomar fotos más rápido. Gracias a este beneficio HTC ha incorporado una nueva opción llamada HTC Zoe. Al usted utilizar esta opción a la hora de capturar una imagen, el HTC One hace algo interesante, este captura hasta 20 imágenes cada vez que usted tome una foto. Luego usted puede hacer varias tareas con esta serie de imágenes: puede seleccionar la mejor de todas, puede unir elementos de cada una para crear la foto perfecta o hasta hacer una pequeña animación. Esta demás decir que estuve jugando largas horas con todas estas opciones.

Sin embargo Zoe tiene un “efecto secundario” que hay que tener en mente: puede llenarle el espacio en la memoria de su smartphone rápidamente. Si a esto le sumamos que el HTC One no cuenta con una bahía microSD, le recomendamos usar el Zoe solo en ocasiones especiales. Bien…. especiales.

Sense 5 y Blinkfeed

imageVoy a ser directo: odio Sense UI. Su enfoque en “efectos especiales” en vez de su operación ha maldecidos a varios equipos en el pasado, los cuales contaban con tremendas especificaciones pero no podían huir de la nube negra llamada Sense UI. Yo soy un fiel defensor del Android puro, creo que Google ha hecho excelente labor en la interface del sistema operativo para no tener que depender de estas modificaciones, sean de HTC, Samsung, LG o cualquiera. El HTC One no se libra del Sense, sin embargo esta versión 5 le pone frenos a la orgía de efectos innecesarios y se enfoca más bien en la experiencia del usuario. Sigo prefiriendo Android puro, pero Sense 5 es una buena señal.

Para muchos Sense 5 va a ser sinónimo de Blinkfeed, la nueva opción que nos brinda HTC en la pantalla principal (Homescreen) de Android. Blinkfeed trabaja muy similar a la famosa aplicación de Flipboard, este une información de varias fuentes (sean redes sociales, blogs, etc.) y las une en lo que llamaría un “tablón de anuncios” para que estos puedan ser digeridos fácilmente. Mi experiencia con Blinkfeed fue mixta, aunque en ocasiones me llamo la atención al punto de desviarme en lo que en realidad quería hacer al desbloquear el teléfono para ver una de las noticias que este me presentaba, en otras ocasiones sentía que me llenaba la pantalla de información que no me era de mi interés. Sí, usted puede configurar que fuentes quiere que Blinkfeed se alimente, pero esto no significa que todo lo que publican en Facebook o en mi página de web favorita quiero verlo en la pantalla principal de mi smartphone. Hubiera preferido que HTC hubiera incorporado Blinkfeed como un widget el cual el usuario tuviera la capacidad de quitarlo o moverlo a su gusto, sin embargo HTC te obliga a consumir de Blinkfeed… quieras o no.

Otro detalle importante es que en la versión actual del HTC One, este viene con Android 4.1.2. O sea, usted no podrá beneficiarse del nuevo y mejorado centro de notificaciones, las nuevas capacidades de trabajar con los widgets, más otras opciones que nos introdujo en Android 4.2.

Conclusión

image

El HTC One no es un producto perfecto, lejos de serlo, pero en el mercado actual es el más cercano de estarlo. Actualmente es mi smartphone favorito en un mercado súper competitivo. Con un buen balance de diseño, poder y versatilidad, el One me ha convertido nuevamente en un creyente de HTC. Hay que ver si este excelente producto será suficiente para salvar a HTC en la situación que se enfrenta hoy día. No podemos ignorar el poder de mercadeo de Samsung, más los cambios drásticos que puede que nos introduzca Apple ahora que Jony Ive está encargado de diseñar TODA la experiencia. Días interesantes amigas y amigos míos, días interesantes.

Foto de portada vía HTC.com

¡Comparte tu opinion!