Tentado por escribir una reseña tan pronto recibí mis consolas del PS4 y el Xbox One, decidí tomarme una semana más para explorar bien ambos equipos. La realidad es que la primera semana ambas consolas (especialmente el PS4) recibieron una carga fuerte de tráfico en sus servicios en la web (Xbox Live y PS Network). Ya normalizado el tráfico, me siento más tranquilo en dejarles saber cuál fue mi experiencia con ambos equipos.

Empecé a escribir la reseña del PS4 y noté una tendencia, constantemente estaba comparándolo con el Xbox One. Algo me decía que a la hora de empezar la reseña del Xbox One iba a pasar lo mismo a la inversa. Por tal razón decidí unir ambas reseñas en una, comparando punto por punto cuales son las fortalezas y debilidades del Xbox One y el PS4. Para los que están indecisos en cual adquirir, véanlo como un estudio comparativo el cual le ayudará a determinar cuál es el producto que atiende mejor sus expectativas. Sin más preámbulos… ¡que comience la batalla!

Diseño

Sencillamente con el PlayStation 4, los ingenieros de Sony demostraron su artesanía al crear equipos electrónicos. No solamente el PS4 es más pequeño que el Xbox One, sino que es más pequeño que el PS3 Original y casi del mismo tamaño que el PS3 Slim. Más impresiónate aún, a diferencia del Xbox One, todo el “power supply” del PS4 está dentro de la consola.

Largo Ancho Alto
PS4 10.8″ 12″ 2″
Xbox One 13.1″ 10.8″ 3.1″
PS3 Original 12.8″ 11.5″ 3.86″
PS3 Slim 11.4″ 11.4″ 2.56″
Xbox 360 Original 12.15″ 10.15″ 3.27″
Xbox 360 Slim 10.6″ 10.4″ 2.95″
El PS4 sobresale en su sala de entretenimiento, el Xbox One se amolda a este
Con su diseño basado en un paralelogramo, el PS4 se ve moderno, estilizado y a la misma vez agresivo. Una diferencia significativa al diseño del Xbox One el cual es más conservador y hasta minimalista (como si invocará los “tiles” en la interface de la consola). El PS4 sobresale en su sala de entretenimiento, el Xbox One se amolda a este.

xbox-one-hires

En una extraña coincidencia, Sony al igual que Microsoft utilizaron la combinación de superficies negras en mate y con brillo. En el PS4 una delgada barra de luz separa estas superficies, no solamente dándole un toque estético, sino también funciona para identificar el estatus de la consola (azul encendiendo, blanco encendido, ámbar en “stand-by mode”). En el Xbox One, el logo de Xbox se enciende en una tenue luz blanca, no más anillos verdes indicando cuantos controles están conectados como en el Xbox 360 (o el famoso anillo rojo).

Sony decidió colocar los únicos dos puertos USB 3.0 en la parte frontal de la consola. Algo que por fin Sony incorporó en estos puertos es la capacidad de recargar la batería de los controles aun cuando el equipo está en el modo de “stand-by”. Por su parte Microsoft colocó un puerto USB 3.0 en el extremo izquierdo y dos puertos USB 3.0 en la parte posterior. Para ser honesto no me gustan los puertos USB en la parte de atrás de la consola ya que hacen difícil poder llegar a estos desde el mueble de mi sala de entretenimiento. Hubiera preferido tal como lo hicieron en el Xbox 360, ambos alfrente, pero al parecer por razones de diseño decidieron mover estos en la parte de atrás.

xoneports

Ambos utilizan botones capacitivos para encender/apagar el equipo o sacar el disco óptico. En el PS4 son dos diminutos botones justo donde termina la barra de luz, si no fuera por esta guía visual, sería casi imposible identificar la ubicación de estos botones. En el Xbox One, el logo funciona como el botón de encender y justo al lado de la bahía del disco óptico está el botón de “eject”. Solo me topé con un problema con el Xbox One, gracias a que gran parte de los puertos están en la parte de atrás de la consola, al tratar de girar el equipo para llegar a estos en varias ocasiones termine prendiendo la consola sin querer al tocar el logo de Xbox. Lo colocaron demasiado a la esquina y muy, muy sensitivo. Recomendación: desconecte el equipo antes de jugar con los puertos de atrás.

Hablando de puertos, el PS4 prácticamente carece de estos en la parte posterior: el puerto para conectar el cable de corriente, un puerto HDMI, un puerto óptico, el puerto para el Ethernet y un puerto dedicado para el PlayStation Camera. Por su parte el Xbox One incluye un puerto HDMI de salida y uno de entrada (el cual hablaremos más adelante), un puerto óptico de audio, el puerto para el Ethernet, un puerto para conectar un IR Blaster, dos puertos USB 3.0, el puerto dedicado para el Kinect 2 y el puerto para conectar el gigantesco “power brick” de 250W. Cuando digo gigantesco no exagero, este parece casi toda una micro consola.

ps4-atras

Uno de los temas que plagó la pasada generación fue el sobrecalentamiento que estos podían sufrir luego de un largo periodo de uso. Especialmente con el Xbox 360 el cual se convirtió en casi una epidemia (créanme, tuve que pasar por 5 consolas Xbox 360 en los pasado 8 años). Tanto Microsoft como Sony incorporaron en sus diseños amplias áreas donde la consola puede liberar todo el aire caliente que genera. En el PS4 todo este aire es expulsado por un abanico de 85 milímetros. En el Xbox One este incluye un gigantesco abanico de 112mm, siendo el causante principal del enorme tamaño de la consola. Pero no se preocupe, tanto el PS4 como el Xbox One, son bastante silenciosas si lo comparamos a las consolas de las pasadas generaciones.

Sin embargo hay algo en el diseño de Sony que me dejo confundido, si miramos uno al lado del otro cada uno de los componentes (consola, control y PlayStation Camera) no se puede identificar un congruencia en el diseño. Parecieran todos haber sido desarrollados por grupos separados. La consola es minimalista con líneas rectas, el control se ve más orgánico, lleno de curvas y texturas en la superficie y el PlayStation Camera… simplemente se ve fuera de lugar.  Microsoft sin embargo pudo conservar un estilo único en todos los ingredientes: consola, control y Kinect 2. Todos tienen diseños minimalistas acompañados del logo de Xbox (el cual en todos prende en la luz tenue blanca). Se ven como una linda familia.

ps4-hrdware-large19

Especificaciones

Si hay un ganador seguro en esta nueva guerra de las consolas es AMD. Sus procesadores gráficos están en TODAS las consolas de esta generación: el Wii U, el Xbox One y el PS4. Tanto la consola de Sony como la de Microsoft están basada en la arquitectura AMD Jaguar, el cual también podemos ver en PCs y netbooks. Es una arquitectura enfocada en el uso eficiente de la energía, no tanto en el poder de su procesador. Es más, no habíamos visto consolas tan similares a una PC desde el Xbox original. Ambas consolas incluyen procesador x86 de 8 núcleos (28nm), un Cache L2 de 2 x 2MB, disco duro de 500GB, lector óptico Blu-ray y 8 GB de memoria. Todo pareciera indicar que ambos equipos son idénticos, pero hay unas diferencias claves.

AMD

Por ejemplo Microsoft decidió aumentar la velocidad de los núcleos en el procesador AMD prácticamente a última hora. Aunque originalmente ambas consolas iban a contar con procesadores de 1.6GHz (por núcleo), Microsoft decidió aumentar la velocidad semanas antes del lanzamiento a 1.75GHz. Todavía hay que ver si este cambio hace una diferencia significativa en el desempeño del Xbox One, puede que sea solo un juego de números por parte de mercadeo, pero en teoría si el juego es uno que requiere un procesamiento intensivo del CPU, el Xbox One pudiera tener una pequeña (aunque mínima) ventaja versus el PS4.

El Xbox One cuenta con 8GB de memoria DDR3 (2133Mhz), el PS4 sin embargo incluye el más nuevo y poderoso 8GB GDDR5 (550MHz). Esta memoria es más eficiente al manejar gráficas intensas, sin embargo Microsoft combate esto con una memoria “embedded” adicional de 32MB ESRAM. En teoría esto anivela el juego para el Xbox One aunque el PS4 sigue siendo más eficiente en como maneja la memoria. Sin embargo hay otra diferencia importante, el PS4 reserva 3.5GB de memoria para el sistema operativo, dejando 4.5 libre para los juegos. El Xbox One garantiza 5GB de espacio libre para los juegos, la diferencia siendo asignada al sistema operativo. La documentación del PS4 indica que hay 1GB de memoria “flexible” el cual los juegos pueden utilizar SOLO si el sistema operativo no lo requiere.

También hay una diferencia importante en el GPU (Graphics Processing Unit) entre ambas consolas. Aunque ambos utilizan la misma arquitectura AMD (basado en los Radeon 7000), el PS4 incluye 18 CUs (unidades de computación) versus los 12 del Xbox One. Evitando ser muy técnico, esta diferencia significa que el PS4 puede darle más recursos a los desarrolladores para impulsar las gráficas al máximo versus el Xbox One, esto es, si el desarrollador optimiza el código para el PS4.

Pero basta de hablar de la jerigonza técnica de la arquitectura, ¿que más nos ofrecen cada una de estas consolas?

Como mencionamos anteriormente, ambas consolas incluyen un disco duro de 500GB. Suena bastante pero créanme, NO LO ES. Tenga esto en mente, en esta generación de consolas, usted tiene que instalar todo juego que quiera utilizar, tal como se ha hecho en las PCs por años. ¿Qué significa esto? Cada juego puede consumirle de 30 hasta 50 GB en promedio de disco duro. Así que cuando usted adquiera su juego #10, es mejor que empiece a liberar espacio. Pero aún, el Xbox One no le presenta por ningún lado cuanto espacio en disco tiene disponible, a diferencia del PS4 e inclusive el Xbox 360.

1489133_10151916802610528_343441861_n

Por lo menos Sony da una segunda opción, al igual que el PS3 usted puede reemplazar el disco duro. Sony provee todas las herramientas para que usted mismo haga este proceso. Sin embargo el Xbox One es una caja completamente sellada. No entiendo porque Microsoft tomó esta decisión, tomando en consideración de que el Xbox 360 incluía un disco duro reemplazable. Espero que Microsoft este trabajando para ofrecer prontamente la opción de utilizar discos duros externos. Peor aún, todos sabemos que la causa número de problemas técnicos en las computadoras son los fallos en discos duros. En el PS4 un simple cambio de disco resolvería el problema, el Xbox One requerirá una llamada de servicio.

Bueno, ahora cambiemos la tonalidad, porque no todo es color de rosa en el PS4. Por ejemplo la consola de Sony sólo cuenta con WiFi 802.11b/g/n y sólo en 2.4 GHz, nada de 802.11ac y menos aun 5GHz. El Xbox One tampoco ofrece compatibilidad con 802.11ac, pero por lo menos trabaja en la frecuencia 5GHz. En adición nuevamente el PS4 carece de puerto infrarrojo, lo que obliga a uno adquirir un control remoto Bluetooth exclusivamente para el uso de esta consola. Para agravar la situación el PS4 no apoya “headset” bluetooth por ahora, esta capacidad se añadirá en una futura actualización. Por ahora la mejora opción es usar el puerto de audio disponible en el nuevo DualShock 4. Hablando de controles…

Control

Mi control por defecto en los pasados años ha sido e control del Xbox 360. Su diseño ergonómico, controles análogos precisos y larga duración de la batería solo eran empañados por el terrible control del D-pad. Un buen control puede influenciar en la decisión de una compra, por tal razón en la pasada generación mi consola por defecto era el Xbox 360 y el PS3 sólo lo usaba para exclusivos y juegos de pelea como Street Fighter (donde prefiero usar el D-pad). Microsoft al parecer sabía que tenía una joya (literalmente) en sus manos, por tal razón el nuevo control del Xbox One no sufrió grandes cambios. Es irónico, ya que se reporta que Microsoft gastó más de $100 millones en el desarrollo de este nuevo control, experimentando de todo, desde tener una pantalla integrada (a lo Wii Pad) hasta la capacidad de emitir olores (¿se imaginan jugar eso con un juego de zombis?… ¡uuck!). Sin embargo la mayoría de los nuevos cambios son bienvenidos.

DSC01471

Los nuevos controles análogos del Xbox One, aunque un poco más pequeños, tiene una superficie más cóncava el cual permite que los pulgares descansen mejor sobre estos. En adición el borde está rodeado de una textura el cual ayuda a que sus pulgares no se deslicen. El resultado es una sensación de precisión como nunca antes.

DSC01469

Microsoft mejoró el D-Pad significativamente, aunque todavía no podemos decir que son perfectos. Hacer el movimiento de un “Hadouken” en Killer Instinct con el D-Pad en ocasiones es todavía una prueba de frustración. Al parecer seguiré con mis juegos de pelea con Sony, el cual su D-Pad sigue siendo igual de bueno en el DualShock 4. También Microsoft por alguna extraña razón hizo un cambio en los botones de los hombros (LB, RB) posicionándolos más altos que en la versión del Xbox 360. Esto me obliga a tener que esforzar más mis dedos índices a llegar a estos botones, haciendo la experiencia una más incómoda en comparación al 360.

DSC01470

Microsoft también añadió infrarrojo en el nuevo control del Xbox One. Esta nueva señal infrarroja la puede leer el Kinect 2 y de esta forma poder identificar quien está sujetando cada control. En otras palabras, usted puede estar en el mismo medio de una sesión de juego, intercambiar los controles con alguien al lado suyo y el Kinect detecta el cambio y reajusta los controles nuevamente para asignar el control correcto a cada jugador.

Sin embargo el cambio más importante son los nuevos gatillos del control. Estos ahora vibran por separado (lo que Microsoft le llamada “haptic feedback”) creando una nivel adicional de inmersión. Al jugar Forza 5, podía sentir como el gatillo del freno vibraba mientras mi auto reducía la velocidad o como ambos gatillos vibraban cuando me salía fuera del carril (el cual era frecuente). Esta combinación de las vibraciones del gatillo, más las vibraciones del control per se cómo lo hemos usado por años, harán el nuevo control del Xbox One una delicia para juegos como First Person Shooters (FPS).

Por el otro lado, Sony al parecer por fin admitió que el diseño que ha estado usando por años con el DualShock NO ERA COMODO. El control era demasiado pequeño, los gatillos no tenían agarre, los controles análogos no sujetaban bien los pulgares y para colmo la conexión bluetooth en ocasiones no era la mejor. El DualShock 4 prácticamente mejora cada uno de estos puntos y añade otras sorpresas.

DSC01474

El nuevo control es más largo, de tal forma que las manos descansan más cómodas. La parte posterior del control tiene una textura que se siente como el sujetar un manubrio de un auto de carrera, se siente… bien. Los nuevos gatillos son una delicia, con una curvatura que sujeta sus dedos en su lugar. Inclusive los nuevos botones en los hombros son más fácil de llegar, una pequeña modificación en la posición del dedo índice y listo. Los nuevos controles análogos también recibieron cariño, en vez de estar curveadas hacia afuera como los pasados DualShock, estos estos están curveados hacia adentro amoldándose a la forma de sus pulgares.

DSC01472

Con todos estos cambios en el DualShock 4 era suficiente pero Sony añadió aún más capacidades. En el centro del control ahora tiene un touchpad, parecido a al que ofrece el PS Vita en la parte posterior, el cual al presionarlo funciona también como un botón. Este trabaja bastante bien, por ejemplo en Killzone: Shadow Fall el touchpad me permitía darle comandos a un pequeño “drone” llamado el OWL con un simple gesto. En adición veo como el tener esta opción en el control permitirá algunos juegos diseñados para el tacto (como los que vemos en el PS Vita, Android y iOS) poder ser jugados con facilidad en el PS4. Además el control incluye una pequeña bocina, tal como ofrece Nintendo en los controles del Wii/Wii U. Por ejemplo en Killzone podía escuchar los “audio logs” desde el control en vez desde las bocinas del televisor.

También al igual que el control del Wii Pad en el Wii U, el DualShock 4 incluye un puerto de audio donde puede conectar audífonos o hasta un headset con entrada de micrófono. Mediante este micrófono usted no solo puede usarlo en juegos, sino dictarle comandos a la consola (como por ejemplo decir “PlayStation Knack” para iniciar ese juego).

Por último cada DualShock tiene una barra de luz entre los botones de los gatillos. Esta barra de luz puede cambiar de colores según una actividad. Por ejemplo, un color puede representar cada jugador (azul jugador #1, rojo jugador #2, etc.). También los juegos pueden utilizarlo en formas muy creativas, por ejemplo en Killzone este cambia a verde para representar la condición de su energía, si le queda poca se va a rojo y si entra a un área oscura cambia a blanco emulando una linterna.  Sin embargo con la combinación del PlayStation Camera este también le ayuda al PS4 identificar su posición exacta, tal como los controles del Move funcionan en el PS3.

DSC01473

Curiosamente tanto Microsoft como Sony cambiaron dos de los botones que ofrecían sus controles. En el PS4 los botones de START y SELECT cambiaron para ser los botones de SHARE y OPTIONS. El nuevo botón de Share permite que usted pueda compartir una sesión de juegos al instante con el toque de un botón (en el Xbox One la mejor forma es decirle “Xbox Record That” al Kinect). El botón de OPTIONS funciona más o menos igual al botón de START en los pasados controles. En el Xbox One, ahora tenemos los botones de VIEW y MENU, nuevos nombres pero con capacidades similares a las del 360.

8255_10151916807245528_1171903132_n

Luego de comparar extensivamente ambos controles estaba tentado a decir que el control del PS4 es mi nuevo control favorito hasta que llego el tema del rendimiento de la batería. En resumen, en el DualShock 4 es pésimo el rendimiento durando alrededor de 8 horas de juego. Y gracias a que este cuenta con una batería integrada, me vi en varias ocasiones utilizando el cable USB para cargar el mismo mientras jugaba. No más control inalámbrico. El nuevo control del Xbox One es todo lo opuesto, una semana entera de sesiones intensas de juego y ni una sola vez tuve que recargarlo (utilizando la batería recargable incluida en el  “Play & Charge Kit”). Mi estimado es que este sobrepasa las 20 horas cómodamente. Mejor aún, si usted está viendo televisión desde su Xbox One y coloca el control en la superficie de una mesa, este entra en un modo de ahorro de energía automáticamente.

One Response

  1. Walo00

    Segunda opinión:

    Diseño
    PS4: Aunque no soy un fan del diseño angular del PS4 tengo que decir que Sony hizo un milagro al hacer la consola tan pequeña. Mi única queja son los botones casi invisibles de encendido y extracción del disco. 9/10
    Xbox One: No tengo problemas con el diseño minimalista del Xbox. Algunos dicen que se ve horrible pero para mi no lo es. Pero si tengo un problema bien grande (literalmente) con el Xbox y es su tamaño. Tuve bastantes problemas para encontrar un sitio donde hubicarlo y el hecho de que sólo puede colocarse horizontalmente no ayuda para nada. 6/10

    Especificaciones:
    Aquí no hay mucho que decir, ambas consolas tienen especificaciones muy similares. Algo que si me llama la atención es que el tipo de memoria que utiliza el Xbox One es DDR3 vs el PS4 que usa GDDR5. Para una consola que espera tener una vida útil de 8-10 años, utilizar un tipo de memoria que es ya obsoleto para uso gráfico no hace mucho sentido. Aumentar la velocidad del CPU en un 9% no va a solucionar eso.

    Controles:
    PS4: El Dualshock 4 es definitivamente el mejor control diseñado por Sony. Sólo tengo 2 quejas sobre el. La primera es la duración de la batería que es horrible. Es un control que hay que hay que recargar después de cada sesión. La segunda queja son los controles análogos. Aunque al principio parece que están muy bien diseñados y que funcionan de maravilla después de algunas horas de uso continuo cuando ya las manos están algo sudadas estos empiezan a resbalar. Aún así es mi control preferido aunque el control del Xbox One sea superior. 8/10
    Xbox One: Quien haya utilizado el control del Xbox 360 se debe sentir en casa con este control. Una cosa que me impresionó bastante es que los controles análogos tienen un agarre espectacular es casi como si los dedos estuvieran atados a los controles. Mi única queja es que por algún raro motivo mis dedos siempre terminan en el borde de los gatillos. 9/10

    Interfaz:
    PS4: Para ser una interfaz nueva se siente bastante familiar y simple de navegar. A pesar de eso hay espacio para mejorar. 8/10
    Xbox One: Aunque la interfaz está basada en la interfaz de Windows 8 y Windows Phone aún se me hace difícil navegarla y entenderla. Todo parece estar escondido detrás de algún menú o comando de voz y con lo ruidoso que es mi cuarto [y mi pésimo ingles] los comandos de voz no son una opción. Por ultimo, donde rayos fueron a parar los controles parentales? 7/10

    Aplicaciones móviles
    PS4: Aquí el Playstation app tiene la ventaja definitiva sobre el Smartglass. El Playstation app tiene muchas de las funciones básicas del PS4 ya integradas e incluso puedes comprar juegos a través del app para qué sean instaladas en el PS4. 9/10
    Xbox One: excepto por algunas funcionalidades básicas muchas de las funciones de Smartglass requieren que el Xbox esté encendido y estés en el mismo network ya que la mayoría de las funciones se acceden desde el mismo Xbox. Básicamente el app es casi un control remoto y un poco más. Nada que sea impresionante. 6/10

    Conclusión:
    Si tu mayor énfasis en seleccionar una consola de video juegos es la parte de “video juegos” y no estas esperando por alguna exclusiva en particular entonces recomiendo el PS4. Ahora si tienes un complejo OCD como cierto Carlos Bermúdez y te interesa tener capacidades multimedia entonces el Xbox One es la opción.

    Reply

¡Comparte tu opinion!