Todo indicaba que Apple sería el primero en lanzar un reloj inteligente con pantalla curveada que se amoldaría a la muñeca de su brazo, según una patente publicada en febrero de 2013. Llega el 2014 y es Samsung quien nos presenta el Gear Fit ($199.99USD), con una pantalla táctil curveada Súper AMOLED el cual lo diferencia de cualquier otro producto hoy día en el mercado. Que no quede duda, cuando usted se coloque uno de estos en su muñeca, recibirá la atención de todos lo que lo rodean.

Pero el diseño no lo es todo y si la historia nos ha enseñado algo, es que el mercado de los “wearables” (tecnología que uno viste) no es uno fácil de trabajar. Aun para Samsung, quien se puede decir ya es un veterano en este mercado, aun lo ha logrado replicar el mismo éxito que ha tenido en los smartphones. Con tres nuevos modelos Gears para escoger, sin duda alguna el más llamativo es el Gear Fit ya que es una propuesta muy diferente a lo que Samsung y otras marcas han ofrecido al día de hoy. ¿Pero será esto suficiente?

Diseño

A diferencia del Galaxy Gear y los nuevos Gear 2 y Gear 2 Neo, el Gear Fit se ve ultra moderno, sencillo y hasta algo futurista.

20140422_163656A diferencia del Galaxy Gear y los nuevos Gear 2 y Gear 2 Neo, el Gear Fit se ve ultra moderno, sencillo y hasta algo futurista. Acompañando la pantalla AMOLED, un solo botón físico le permite regresar al menú principal o a completar otra tarea que usted programe. Por ejemplo dos clics lo pueden llevar directo al podómetro o al centro de notificaciones. El resto de la interacción es mediante gestos en la pantalla táctil.

Siguiendo el enfoque de un reloj inteligente para las personas activas, en la parte posterior del Gear Fit encontramos el lector para tomarle el pulso. Es el mismo lector que encontramos en el nuevo Gear 2 y el Samsung Galaxy S5. Más adelante hablaremos de nuestra experiencia con esta nueva opción.

Acompañando el lector del pulso está el ya acostumbrado conector para recargar la batería y al igual que en los otros relojes Gear, este requiere de un base especial donde el Gear Fit se conecta. Sin embargo, en comparación al Galaxy Gear, esta nueva base de carga es diminuta… quizás demasiado diminuta. Les garantizo que esta pieza se me perderá un día, la pregunta es cuando.

Samsung tomó algunas ideas de otras bandas de ejercicios como lo es el Fitbit Flex
Samsung tomó algunas ideas de otras bandas de ejercicios como lo es el Fitbit Flex. Por ejemplo usted tiene la capacidad de cambiar la banda fácilmente con otros colores disponibles ya que puede desprender el “cuerpo” del Gear Fit a la banda de goma que lo acompaña. Por ahora hay seis colores disponibles: negro, gris, azul, verde, naranja y rojo. Inclusive el “clip” de metal que sujeta la banda se parece mucho al que incorpora el Fitbit Flex.

20140422_163952

 

Al igual que el Galaxy Gear y los nuevos relojes Gear 2 y Gear 2 Neo, el Gear Fit incluye varios diseños de “relojes”. En vez de tener un monótono color como fondo como lo veíamos en el Galaxy Gear, ahora el reloj del Gear Fit puede estar acompañado de cualquier wallpaper. En adición Samsung incluye varios diseños de relojes modernos e interesantes los cuales toman ventaja de los brillantes colores que produce la pantalla AMOLED.

Especificaciones

La pantalla Súper AMOLED de 1.84 pulgadas se ve súper colorido, aun bajo la luz del sol gracias a que usted puede subir la brillantes de la pantalla a niveles sorprendentes con la opción de “Outdoor Brightness”. Claro, esta opción seguramente impactará el rendimiento de la batería si siempre lo tiene  a estos niveles de brillantes. Por eso es que el Gear Fit regresa a una brillantes regular luego de cinco minutos para proteger el rendimiento de la batería. Sin embargo esto es un problema en periodos largos de uso si está en las afueras. Al Gear Fit no contar con un sensor de luz para determinar cuál es el grado de brillantes óptimo que debería tener la pantalla según el ambiente donde este, usted tiene que hacer el procedimiento de subir la brillantes constantemente.

Acompañando la pantalla AMOLED está un acelerómetro, un giroscopio y Bluetooth 4.0 LE. De hecho me impresionó la distancia de conexión que el Gear Fit podía mantener mediante Bluetooth con mi smartphone, sobrepasando fácilmente lo que podía hacer anteriormente con el Galaxy Gear.

En cuanto a su sistema operativo este no incluye ni Android como en el original Galaxy Gear, ni Tizen (el sistema operativo de Samsung para móviles) como los nuevos Gear 2 y Gear 2 Neo. El Gear Fit incluye un sistema operativo simplificado el cual le permitió a Samsung conseguir un mejor rendimiento en la batería al poder incorporar un procesador de bajo consumo (Cortex-M4 de 180MHz), pero a su vez limita que aplicaciones estarán disponibles para este equipo. En otras palabras, no espere una tienda de aplicaciones para el Gear Fit, tal como lo vemos hoy días en los demás relojes Gear.

Regresando al tema de la batería, pudimos obtener rendimientos de hasta 3 días sin requerir recargarlo, pero nunca obtuvimos hasta los 5 días que publica Samsung. Aun así es una notable mejora versus los relojes Gear los cuales hemos visto un rendimiento promedio de uno a dos días. 20140422_164042

Otro dato interesante es que el Gear Fit es certificado al estándar IP67 o sea está protegido del ingreso de polvo y puede sumergirse al agua hasta 1 metro por 30 minutos. Perfecto para un equipo el cual va a estar en constante contacto con su sudor, sin embargo…

¿Recuerdan el lector de pulso? Este funciona bastante bien al compararlo con otros lectores como los que producen compañías como Polar y Timex, con resultados bastantes similares. Solo que un poco lento al hacer la medida, pidiendo que usted este completamente quieto y callado. Una luz LED transmite una señal infrarroja el cual es reflejado por las células en su sangre. Esta señal luego es capturada por un sensor en el Gear Fit el cual lo interpreta y mide los latidos de su corazón. El problema es que el Gear Fit se negaba a medir mi presión cuando estaba con mucho sudor en el brazo. Al parecer el sudor de mi piel interfería la señal del LED, no permitiendo que el Gear Fit completar la tarea. Si el Gear Fit requiere de una piel seca para poder tomar su pulso… entonces el Gear Fit no encaja bien para una vida “activa”. En comparación, lector del Samsung Galaxy S5 me funcionaba perfectamente al hacer la medida desde mi dedo, el cual no acumula tanto sudor. Además, el lector de pulso no trabaja constantemente, usted tiene que iniciar la lectura manualmente. Al menos que usted inicie un ejercicio, en este caso el lector de pulso puede trabajar constantemente hasta que termine su rutina (o hasta que el sudor de su piel empiece a generar errores de lectura).

Si el Gear Fit requiere de una piel seca para poder tomar su pulso… entonces el Gear Fit no encaja bien para una vida “activa”.

Uso y Manejo

[El Gear Fit] permite hacer varias tareas sin requerir de un smartphone
La interface del Samsung Gear Fit es bastante fluida y simple. En ocasiones pareciera una versión más estrecha que sus hermanos Gear 2 y Gear 2 Neo. Este permite hacer varias tareas sin requerir de un smartphone, por ejemplo usted puede iniciar un ejercicio, definir una meta e inclusive ver su historial de data, todo desde el Gear Fit. Un claro diferenciador a otras bandas de ejercicios los cuales dependen de un móvil para completar estas tareas.

 

La pantalla principal siempre lo recibe con el estilo de reloj que usted seleccionó en la configuración. Un gesto a la izquierda lo lleva al menú de actividades físicas donde están las opciones de podómetro, ejercicios y monitor del corazón. Un gesto a la derecha y lo lleva al centro de notificaciones donde puede ver las más recientes notificaciones generadas por su smartphone Samsung. También puede ingresar al app para interactuar con el “media player” de su smartphone y de esta forma controlar su música desde el Gear Fit (perfecto para su rutina de ejercicios). También verá la aplicación de Settings y el muy útil “Find My Device” el cual le envía una señal a su smartphone Samsung para que empiece a producir un ruido en caso de que no lo encuentre (en mi caso, como dos veces al día).

Inclusive la interface del Gear Fit puede presentarse de dos formas, horizontal o vertical. En la forma vertical usted puede ver la data de una forma más natural, sin tener que hacer un acto de contorsión para consultar la pantalla. Sin embargo este método hace casi imposible ver las notificaciones ya que la pantalla queda muy estrecha, obligándolo a ver fila tras fila de textos lo cual en el modo horizontal puede ocupar dos o tres otras filas. Lamentablemente el Gear Fit no utiliza el giroscopio para definir la orientación de la pantalla, usted tiene que hacer el cambio manualmente.

Hablando de las notificaciones, esta vez Samsung limitó cuantos apps en su smartphone presentarán sus notificaciones en el Gear Fit. Antes en el Galaxy Gear no había límites, permitiendo escoger cuantas aplicaciones usted quería ver sus notificaciones en el smartwatch. En el Gear Fit este se limita hasta 10 aplicaciones. Hay una opción para detener la presentación de las notificaciones en el Fit si no quiere ser interrumpido, pero este queda dentro de la función de medir el patrón de sueño (más adelante hablamos de esta función). Por lo tanto si usted no quiere ser interrumpido por las notificaciones en su Gear Fit solo tiene dos opciones, apagar esta función desde la aplicación en el smartphone o indicarle al Fit de que está durmiendo aunque en realidad no lo este.

20140422_163730

 

Otra rara decisión por parte de Samsung es que usted tiene que iniciar manualmente cualquier tarea de ejercicio. Imagínese mi sorpresa de estar usando el Gear Fit por un par de horas para luego darme cuenta de que no estaba recolectando ninguna data de mi actividad… ¡porque no había encendido la opción de podómetro! ¿Por qué no habilitar esta opción por defecto, acaso este no es el propósito del Gear Fit?

Hablando del podómetro, el Gear Fit es demasiado dadivoso
Hablando del podómetro, el Gear Fit es demasiado dadivoso. Para comparación, estuve utilizando tres gadgets al mismo tiempo los cuales miden cuantos pasos doy en un día: el Gear Fit, el Fitbit Flex y el Wii U Fit Meter. Como es de conocimiento general, los mejores podómetros son los que lleva en la cintura, ya que no hace contajes falsos de pasos al usted mover los brazos. Por tal razón, el súper económico Wii U Fit Meter ($19.99USD) curiosamente era el que daba las cifras más reales y por lo tanto el que usaba como base de comparación. Al final del día estas fueron las cifras que capturaron cada uno:

image

Aparte de ver lo poco activo que soy (¡no me lo tiene que señalar!), pueden ver que el Gear Fit marca unas cifras muy por encima de los demás. En otras palabras, no se deje llevar solo por el Gear Fit si quiere saber cuan activo es, sino después no se pregunte porque no está bajando esas libritas que tiene de más.

En las opciones de ejercicios Samsung añadió varias opciones interesantes. Usted tiene tres tipos de ejercicios para escoger: correr, caminar o bicicleta. Cada uno tiene una opción llamado “Coaching” el cual le va guiando en su ejercicio, indicando cuanta distancia o tiempo falta y como está el ritmo de sus latidos. Una opción interesante el cual no vemos en otras bandas de ejercicios y el cual ayuda a uno a motivarse.

Gear Fit Manager y S Health

Los otros componentes importantes para el uso del Gear Fit son las aplicaciones de Gear Fit Manager y el S Health. Con el Gear Fit Manager usted hace la configuración inicial del equipo y establecer el enlace de comunicación entre el smartphone y el Gear Fit. Luego puede transferir toda la data recopilada por el Gear Fit a la aplicación de S Health, donde puede analizar todo su historial. Pero aquí me topé con tantos problemas que me empecé a cuestionar si estaba utilizando un producto “completo” o uno que todavía estaba en desarrollo.

fitmanager

Al tratar de instalar la aplicación de Gear Fit Manager, este me indicaba que no era compatible con mi Samsung Galaxy Note 3, aun cuando este modelo aparece en el listado de equipos compatibles. Al parecer este problema se resolvió en una actualización de esta aplicación. Luego de instalar el Fit Manager por “otros medios”, al momento de querer hacer la transferencia de la data, volvió a darme un error indicando que la tarea no se podía completar. Luego de recibir otra actualización, este pudo completar la trasferencia pero la data no apareció en la aplicación de S Health. Al son de hoy nunca pude hacerlo trabajar en mi Samsung Galaxy Note 3. Sí pude completar la tarea en el Samsung Galaxy S5, sin problema alguno.

shealth

Al igual que el Fitbit Flex, el Gear Fit también puede medir su patrón de sueño. Sin embargo la data que este captura  es bien limitado (prácticamente cuantas horas durmió) y requiere de un tercer app, el S Health Sleep. Este sería el tercer app que requiere para manejar el Gear Fit y la data que captura… nada “intuitivo”.

Conclusión

Al Gear Fit se le puede aplicar la frase norteamericana “Jack of all trades, master of none” (oficial de todo, maestro de nada).

Al Gear Fit se le puede aplicar la frase norteamericana “Jack of all trades, master of none” (oficial de todo, maestro de nada). Samsung quería cubrir todas las bases con su primer hibrido de reloj inteligente/banda de ejercicio, sin embargo termino en un producto el cual no sobresale en nada en lo que promete. ¿Quiere un smartwatch? Otros productos como el Pebble y hasta el mismo Gear 2 hacen mejor esta tarea. ¿Quiere una banda de ejercicios? El Fitbit Flex, el Jawbone Up24 o el fallecido Nike Fuel ofrecen data más de confianza. Y no olvidemos que este es sólo compatible con smartphones Samsung. El Gear Fit es como algunos modelos de revistas de moda, visualmente atractivo, pero en su interior le falta inteligencia.

20140422_163758

¡Comparte tu opinion!